Los trabajadores de la Empresa Minera Colquiri (EMC), armados con dinamitas, se atrincheraron en las afueras del distrito minero para impedir el retorno de los socios de la Cooperativa 26 de Febrero, que tendieron por tres días un cerco a La Paz con el bloqueo de caminos.

Los asalariados se apostaron en lo alto de los cerros desde este miércoles e instalaron puestos de vigilancia en La Cumbre, Mamuta, Ocavi y Lagunillas, accesos viales al yacimiento minero. El control es permanente y los sindicalizados realizan relevos durante las 24 horas del día.

Para hacer más férreo el control, los mineros colocaron explosivos en lugares estratégicos de los cerros que circundan Colquiri, con la intención de hacerlos detonar si los cooperativistas se acercan a la zona.

La vigilancia en las vías de acceso a la mina se reforzó la noche de este jueves tras la firma de un acuerdo entre el Gobierno y la Federación de Cooperativas Mineras de La Paz (Fedecomin). Los cuentapropistas exigen el respeto al Decreto Supremo 1337, que les otorga en arrendamiento el 70% de la veta Rosario, además de las vetas Rosario “D” y Rosario “N”.

En el tercer punto del “Acta de diálogo”, el Gobierno garantiza el retorno de los trabajadores de la Cooperativa 26 de Febrero a Colquiri. Los cuentapropistas, que cuentan con el apoyo de sus colegas del departamento de La Paz, llegaron este lunes a la sede de gobierno y realizaron una marcha. Como no fueron escuchados por las autoridades, decidieron bloquear las trancas de Achica Arriba, Corapata y Urujara. Esta medida perjudicó a la ciudadanía, por lo que el Gobierno los convocó a dialogar en dos oportunidades. Estos encuentros derivaron en el “Acta de diálogo” que garantiza el retorno de los cooperativistas a Colquiri, previo levantamiento de las medidas de presión.

Vigilia. La garantía de retorno de los cooperativistas a Colquiri fue lo que molestó a los asalariados, por lo que los cuatro puntos de acceso al distrito de Colquiri fueron reforzados con más trabajadores. Los grupos son cambiados al mediodía y cada equipo está conformado por al menos 100 personas, a quienes se vio masticando coca y fumando alguno que otro cigarro. Visten prendas abrigadas debido al frío imperante en la zona.

En el sector denominado La Cumbre, los asalariados esperan a los cooperativistas que traten de pasar por las trancas. Si hacen “el intento” de cruzar los puntos de control, “correrá sangre”, anticiparon algunos asalariados, que se encuentran armados con dinamita y otros explosivos.

Desde los cerros, los empleados de la EMC observan a lo lejos, con largavistas, a los motorizados que se acercan a los puntos de ingreso y con las manos hacen señales a sus compañeros que se encuentran haciendo vigilia. En el punto de control denominado La Cumbre se observó a muchos mineros cubiertos con pasamontañas y cascos para no ser reconocidos.

Uno de los vigilantes en el lugar, Daniel Flores, dijo que en los cerros “hay explosivos y que en caso de que lleguen los cooperativistas, harán detonar los mismos”. Sus compañeros de vigilia comentaron por separado que también tienen otras estrategias que no las harán conocer. Muchos de ellos mostraron dinamita y mechas de detonación.

De acuerdo con la información proporcionada por los vigilantes en La Cumbre, los otros dos puntos de acceso a Colquiri están al menos a 15 minutos del campamento donde se encuentra el yacimiento minero.

El secretario de Relaciones del Sindicato de Trabajadores de la EMC, Edwin Rosales, informó a La Razón que cuando un vehículo se acerca a algún punto, los mineros asalariados observan a todos los pasajeros que viajan a bordo del motorizado, y si no son del lugar, les preguntan sus nombres o, en todo caso, les piden la documentación.

En el sector de La Cumbre, los mineros se suben a los camiones, micros o cualquier coche y verifican si los pasajeros pertenecen a alguna cooperativa. Una vez revisado el vehículo, lo dejan pasar sin problemas.

Rosales indicó que, pese a los controles, en ningún momento se agredió a los parientes o esposas de los cuentapropistas que se encuentran aún en el pueblo. “No se les agredió y ellas pueden transitar libremente, el control es sólo a los cooperativistas”, sostuvo el trabajador asalariado. En caso de que haya una emergencia en alguno de los tres puntos, la sirena del pueblo sonará, afirmó Rosales. “Cuando toque la sirena, la gente del pueblo y los trabajadores que estamos en el campamento ya sabemos a dónde tenemos que ir”.

EMC explota cuatro vetas

Yacimiento

La Empresa Minera Colquiri explota las vetas Rosario, Blanca, San Antonio y San Carlos.

Minerales

Por día, la EMC produce de 19 a 20 toneladas métricas finas de concentrados de estaño y zinc.