El informe del Estado Mundial de la Infancia presentado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) revela que nueve de cada diez niños indígenas de Bolivia viven por debajo de la línea de la pobreza.

El representante Adjunto de Unicef en Bolivia, Ludwig Guendel, manifestó que en total hay dos millones de niños y adolescentes en el país que tienen alguna privación en cuanto al acceso a  los servicios (agua, alcantarillado y luz).  Indicó que los datos son preocupantes y  agregó que en ocho de cada diez hogares bolivianos se ejerce violencia contra niños y adolescentes.

Según el informe del Estado de la Infancia, 800.000 niños trabajan en las calles de Bolivia, 6.000 viven en las calles, 2.000 en recintos penitenciarios y más de 32.000 están recluidos en hogares para niños abandonados.

A pesar de los datos desalentadores, el reporte de Naciones Unidas y Unicef destacan que en el país se han registrado “importantes” avances en materia de promoción de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.