La Paz. Pese a la decisión de abolir el decreto supremo 748, que incrementó el precio de los carburantes, los profesores, trabajadores en salud y mineros anunciaron que pedirán un aumento salarial mayor al 20% que había ofrecido el gobierno cuando aprobó dicha norma.

Sin embargo, ayer el presidente Evo Morales ratificó que con la derogación de ese decreto "todas las medidas quedan sin efecto”, entre ellas el aumento salarial del que favorecía además a las Fuerzas Armadas y la policía.


“Todavía no tenemos una comunicación oficial de parte del ministerio de Educación ni del gobierno, pero en el caso de que el monto que nos va a ofrecer el gobierno sea menor o igual al 20%, nos reuniremos en un ampliado nacional para determinar que medidas vamos a tomar”, afirmó el secretario Ejecutivo de la Confederación de Maestros Urbanos de Bolivia, Jorge Valdivieso.

Por su parte, Edgar Rojas de la Federación de Mineros de Potosí, indicó que su sector exige entre “un 30% ó 40% de incremento salarial”, dado que en el caso de las familias mineras el número de integrantes supera las cinco personas.

“Necesitamos la reposición del valor adquisitivo (del salario) y de darse un incremento menor al 10% éste sería a costa de los mismos trabajadores, tomando en cuenta que nuestros sueldos ya no alcanzaban, incluso antes de la medida”, explicó.

El dirigente informó que el lunes se convocó a un ampliado nacional, en el que se definirán las estrategias a seguir en el futuro.

“Una de ellas -detalló- será la lucha por la derogación del decreto 21060, que es una medida que desde hace tiempo está haciendo sufrir al pueblo”.

Por su parte, Mario Martínez trabajador de la empresa minera de Huanuni indicó que mañana se reunirán en un ampliado para analizar las demandas de su sector.

Para Walter Delgado, secretario de Conflictos de los trabajadores en salud, el porcentaje prometido por el presidente Evo Morales con el Decreto 748 no significaba “nada”, pues durante la última semana, “los productos de consumo han subido más del 100 por ciento y el Presidente nos quiere aumentar los sueldos, sin fijarse en lo que está pasando”.

Según Delgado, pese al fin de la iniciativa “lo difícil va a ser que los precios bajen. Por eso, cualquier incremento debe tomarse en cuenta de acuerdo a lo sucedido luego del gasolinazo”.

Respecto a la institución del Orden, un uniformado (que prefirió mantener su nombre en reserva) contó que el incremento del 20% ofrecido por Morales, el miércoles pasado, no había sido aceptado y que si ahora intentaba disminuir ese porcentaje se podría suscitar descontento entre clases y policías.

Otros dirigentes expresaron su rechazo a la decisión gubernamental de revertir el incremento salarial del 20% que se había fijado para cuatro sectores. Mario Vidal de la Central Obrera Departamental (COD) de Santa Cruz, indicó que “teníamos un 20 por ciento y podíamos negociar un 25 ó 30 por ciento, pero vemos que los logieros nos han ganado y otra vez debemos empezar de cero”.

El líder cruceño enfatizó, que para llegar a un acuerdo beneficioso para los trabajadores era necesario continuar el diálogo, por ello, indicó que el lunes viajará a La Paz para hacer conocer sus puntos de vista al Mandatario.

El presidente Evo Morales a través de una conferencia de prensa que brindó ayer en la ciudad de Cochabamba, ratificó que el incremento salarial para el año que se inicia estará por encima de la inflación. Monto que hasta el 29 de diciembre pasado, se encontraba entre el 7% y el 8%.

Según Morales al quedar el Decreto 748 sin efecto no hay justificación para la especulación.

Tras la derogación del Decreto 748 y la del incremento del bono Juancito Pinto de Bs 200 a 300, el presidente de la Junta Escolar Nacional, Franklin Gutiérrez, indicó que su institución solicitará que este beneficio se amplíe al nivel secundario, siendo que hasta la fecha se había otorgado sólo a alumnos de primero a octavo de primaria. El objetivo es evitar la deserción de los jóvenes.

Ante la crisis que se generó en los movimientos sociales a raíz de la aprobación del Decreto Supremo 748 que eleva el precio de los carburantes, el presidente Evo Morales anunció que se hará una evaluación de estos sindicatos.

“Vamos a convocar al Conalcam, al Codecam en Cochabamba para hacer una valoración de quiénes trataron de ser oportunistas, chantajear, sacar una tajada para su sector, y quiénes dieron apoyo firme a esta política y quiénes rechazaron. Entendemos que son diversos, vamos a ver cómo tratar nuestra diversidad en temas específicos”, dijo.

Morales explicó que “los movimientos sociales se han dividido en tres partes, unos han preferido sus intereses (antes) que los del pueblo boliviano, otros están muy de acuerdo con el Decreto pero no lo defendieron...Y otros como la CSUTCB  (campesinos) y la Confederación Intercultural de Bolivia (colonizadores)...dejaron sus intereses después de informarse y dieron su apoyo total al Decreto”.

Esa división provocó que en el Gobierno se piense “en relanzar el proceso de cambio”, informó el ministro de Autonomía Carlos Romero.

“Debemos hacer una reflexión profunda acerca del proceso”, dado que algunos sectores han puesto por encima sus intereses antes que la del país.

El dirigente de la Confederación de Colonizadores de Bolivia, Gustavo Aliaga, lamentó que sectores sociales no hayan apoyado al Gobierno y anunció que comenzarán una movilización para que los precios de los carburantes se nivelen a los internacionales.
“Vamos a organizarnos para que el Decreto pueda volver a ser aplicado, porque sabemos que es necesario hacerlo porque es parte de una política sana de la economía”.

El representante campesino Rodolfo Machaca respaldó la decisión de Morales. Aseguró que fue una determinación “valiente”.

Machaca espera que los beneficios prometidos para el sector campesino se mantengan (Seguro agrícola, programas de riego, entre otros).