Brasil podría dejar de ser el país más católico del mundo en los próximos 20 años, de acuerdo al Nuevo Mapa de las Religiones, estudio divulgado por la Fundación Getulio Vargas (FGV) de Río de Janeiro.

Según publica el sitio web de AméricaEconomía Brasil, ''en un ritmo fuerte de transformación, los cambios que acontecen en 100 años, ahora están sucediendo en diez. Si continúa esa pérdida de 1 punto porcentual de católicos al año, en 20 años habría menos de la mitad de la población'', calculó Marcelo Neri, coordinador del informe.

Asimismo, la investigación muestra que actualmente el porcentaje de mujeres católicas (71,3%) es menor que la de los hombres (75,3%).

"Por encima de todo, creo en la revolución de las mujeres. Pocas cosas han cambiado la vida cotidiana de la gente de trabajo y cuestiones como la anticoncepción entre las mujeres. El hecho es que aunque las mujeres son mucho más religiosas que los hombres, son menos católicas, tal vez sea una cuestión de afinidad ", agregó Neri.

Otro hallazgo del estudio es que la tasa del catolicismo en el noreste es la más alta en Brasil (74%), y en el sureste la más baja (64%).

"En el noreste ha crecido a una velocidad 2,5 veces mayor que en el sureste", resaltó Neri.

Entre los estados, Piauí es el que posee el mayor número de católicos. En el otro extremo está Roraima, con la menor población adherentes al catolicismo, y también con la menor religiosidad.