Río de Janeiro. Un ritmo frenético se vive por estos días en prácticamente todas las ciudades brasileñas en donde se desarrolla un carnaval aunque evidentemente es mayor en Río de Janeiro que saca además cuentas alegres de las ganancias obtenidas durante estas jornadas.

Según detalla la agencia Infobae, la demanda creciente de shows de las "escolas de samba" en el exterior ha fomentado la profesionalización de las comparsas y generado una exportación no tradicional que mueve US$4 millones al año.

El productor cultural brasileño Luis Carlos Prestes Filho indicó al diario OGlobo que "tienen una marca de valor para explorar. Es lo que Disney hace al promocionar sus shows fuera de los Estados Unidos".

Y añade que "el propio mercado brasileño de entretenimiento ya percibió la importancia de la divulgación en otros proyectos culturales. Es el caso de la franquicia 'Rock in Rio': ya van seis ediciones en España y Portugal".

En el caso de las doce escola del Grupo Especial, consideradas la élite de estas comparsas, recaudan más de 4 millones de reales (US$3,6 millones) anuales por exportar su espectáculo.

Escolas como Beija-Flor, Mangueira, Unidos da Tijuca y Mocidade Independente de Padre Miguel se abren al mercado gracias a páginas web en que promocionan sus servicios.

Otro foco de ingresos son los shows en empresas que pueden rendir casi un millón de dólar.

Un ejemplo es el caso de la la escuela Unidos da Tijuca que en 2010 realizó 126 presentaciones para la automotriz Renault.