Río de Janeiro. Un campesino de Brasil tuvo a su hija cautiva durante más de 15 años y engendró siete hijos con ella, de los cuales también violó al menos a uno, dijo este jueves la policía local.

La policía arrestó a José Agostinho Pereira, de 54 años, el martes en el estado nororiental de Maranhao, en un caso que recuerda al del austríaco Josef Fritzl que el año pasado fue hallado culpable de mantener cautiva en un sótano y violar a su hija durante más de 24 años.

Pereira confesó haber tenido hijos con su hija, Sandra Maria Monteiro, pero negó haber abusado sexualmente de ellos, dijo a Reuters la agente de policía Adriana Meireles desde el poblado de Pinheiro, cerca de la comunidad donde fue arrestado.

Funcionarios de la policía tuvieron que viajar en canoa para llegar a la remota choza de Pereira en la localidad de Experimento, donde encontraron a seis de los niños de entre dos y 12 años desnutridos, desabrigados y aparentemente traumatizados, afirmó Meireles.

"Eran las 5 de la tarde cuando llegamos y ellos aún no habían comido en todo el día, estaban sin ropa, sucios, rasguñados y tenían heridas en sus cuerpos", recordó la funcionaria, quien es directora del departamento de la policía civil para mujeres en Pinheiro.

Una de las dos niñas concebidas por el hombre con su hija dijo que había sido abusada por su padre y a la otra, de cinco años, le encontraron lesiones en la vagina, que sugieren que también fue violentada sexualmente.

"Todos en la comunidad lo sospechaban porque la hija estaba embarazada, pero siempre vivía con su padre. Pero la gente de allá es simple y nunca dijo nada", sostuvo Meireles.

El caso finalmente salió a la luz hace dos semanas cuando la policía fue informada durante una campaña local contra la pedofilia, explicó la agente.