Buenos Aires. La ciudad de Buenos Aires quedó inmersa este martes en una jornada complicada, con decenas de cortes de tránsito por varias protestas sociales, una ola de calor que llevó el termómetro por encima de los 40 grados Celsius de sensación térmica y un masivo corte de luz tras la alta demanda que registró el sistema energético.

Las organizaciones sociales protestaron desde temprano, con concentraciones en varios puntos de esta capital, para reclamar que el Ministerio de Trabajo mantenga los planes de beneficios a desempleados y sectores desfavorecidos.

La principal manifestación fue organizada por el colectivo Barrios de Pie y se reunió a partir de las 13:00 (16:00 GMT) en la neurálgica esquina de las avenidas Callao y Corrientes, a 400 metros de la sede del Congreso, donde los manifestantes instalaron carpas.

"Pedimos disculpas a los que manejan, pero nos tenemos que hacer oír para que no nos corten los planes. Queremos una vida digna", dijo a Xinhua María Santiago, una de los cientos de manifestantes.

El coordinador nacional del Movimiento Barrios de Pie, Daniel Menéndez, explicó a la prensa que unos 20.000 trabajadores de los programas "Construir Empleo" y "Trabajo Autogestionado" dejarán de percibir su salario, que ronda los 4.000 pesos (250 dólares estadounidenses).

Fuentes del ministerio citadas por la prensa local aseguraron que la decisión afecta a 7.000 beneficiarios.

El jueves próximo, otro colectivo social, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), prevé hacer una acampada en el emblemático Obelisco, también en rechazo a la supresión de planes sociales.

El ambiente ya estaba de por sí caldeado por segundo día consecutivo, y a las 9:45 de la mañana la temperatura en la ciudad era de 30 grados Celsius, con una sensación térmica de 35,3.

Pasado el mediodía, la sensación térmica alcanzó el pico del año, con un registro de 40,8 grados.

Ello derivó en cientos de cortes de luz, que afectaron a más de 100.000 usuarios de la ciudad y de zonas de la periferia norte y sur.

La distribuidora Edesur detalló que había cortes en el suministro de diversos barrios de la capital, como Parque de los Patricios, Villa Crespo, Agronomía, Parque Avellaneda y Flores, con un total de 80.000 usuarios afectados pasadas las 15:30.

En el área cubierta por Edenor había unos 18.000 hogares sin suministro, de los barrios de Palermo y Belgrano, en Buenos Aires, y de San Isidro, Don Torcuato, Ingeniero Maschwitz, González, Catán, Villa Adelina y Paso del Rey, en la periferia.

La demanda de energía eléctrica llegó a 25.373 megavatios, a poco del récord histórico para un día hábil, 25.380 megavatios, correspondiente al 12 de febrero del año pasado, según datos de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico.

Mientras se mantiene una alerta amarilla a raíz del riesgo que implica para la salud de niños y adultos la ola de calor, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) advirtió que las altas temperaturas continuarán, a pesar de las lluvias que se desataron después de las 17:00.

Con la lluvia que oscureció el cielo de Buenos Aires en plena tarde llegó un alivio transitorio, ya que la temperatura descendió a 25,4 grados Celsius. La precipitación, sin embargo, estuvo acompañada de un apagón en el barrio de Palermo, por lo que el número de usuarios sin suministro ascendió a 154.000.

"Por unas horas vamos a poder descansar, habrá que ver qué pasa mañana, porque sigue el calor", comentó a Xinhua Concepción Miño, encargada de un edificio de oficinas en el barrio de Recoleta.