Tegucigalpa. Un estudio revela que Honduras se ha convertido en un país con importantes flujos migratorios.

Se establece que las motivaciones para migrar se reconfiguran de manera constante y los grupos poblacionales en procesos migratorios han variado.

Por ejemplo, se habla de la feminización de la migración, como de personas menores de edad, adolescentes y jóvenes, como los principales protagonistas de estos procesos que se dirigen de manera particular hacia Estados Unidos.

Honduras cuenta con una población aproximada de ocho millones de habitantes y, según datos del Foro Nacional para las Migraciones en Honduras (Fonamih), unos 100 mil hondureños se van a Estados Unidos cada año, un promedio de 12 hondureños por hora.

De estas personas, el 71% oscila entre las edades comprendidas de 18 y 32 años.

El informe establece que la emigración está supeditada por migraciones forzadas y no son producto de una decisión voluntaria, sino que es el resultado de las precarias oportunidades de desarrollo y de subsistencia, sumado a los factores de atracción en los países de destino final.