Ottawa. Canadá desestimó las críticas al esfuerzo internacional de reconstrucción en Haití, diciendo que se está haciendo mucho por ayudar al empobrecido país a reconstruirse desde el enorme terremoto que lo afectó el 12 de enero.

Para conmemorar los seis meses transcurridos desde el sismo, que causó la muerte de unas 225.000 personas y dejó a otras 1,5 millones sin hogar, un número de medios canadienses e internacionales recalcaron el trabajo que queda por hacer.

Canadá, uno de los mayores donantes de Haití, ha gastado hasta ahora 150 millones de dólares canadienses (US$144 millones) de los 400 millones de dólares canadienses comprometidos al esfuerzo de recuperación por dos años.

"Para responder a (el) comentario de que nada se ha hecho, ciertamente se ha hecho mucho (...) las necesidades humanitarias básicas inmediatas fueron cumplidas y siguen cumpliéndose", dijo la ministra de Ayuda Internacional, Bev Oda, en una conferencia de prensa.

"Hay millones de personas recibiendo alimentos, agua, abrigo. Hay centros de protección infantil establecidos y funcionando, algunas escuelas fueron abiertas (...) no se han producido grandes brotes de enfermedades. La violencia fue manejada", indicó la ministra.

El ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, Lawrence Cannon, dijo que pronto se encontraría con el ex presidente estadounidense Bill Clinton, copresidente de la comisión de reconstrucción de Haití, para obtener una idea más clara sobre lo que ocurre en terreno.

Clinton y el primer ministro haitiano, Jean-Max Bellerive, el otro copresidente, dijeron en una editorial publicada en el periódico New York Times el viernes pasado que aunque se han logrado progresos, "debemos, todos nosotros involucrados en la recuperación de Haití, hacerlo mejor".