Bogotá. Un prófugo guerrillero condenado a 40 años de cárcel como autor material de un atentado con un carro bomba contra un exclusivo club de la capital de Colombia, en que murieron 36 personas y más de 150 resultaron heridas, fue capturado este sábado por el Ejército, informó el gobierno.

El ataque que se produjo en febrero del 2003, es considerado como uno de los peores en la historia reciente del conflicto interno y fue atribuido a las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La captura de Herminsul Arellán Barajas, se produjo cerca del municipio de la Macarena, en el departamento del Meta, una de las regiones en donde las FARC aún mantienen una importante presencia y resisten una ofensiva militar.

"Nosotros estábamos hace mucho tiempo detrás de un bandido asesino", dijo el presidente Juan Manuel Santos, en un acto de gobierno

"Ese fue el autor material de la bomba en El Nogal, semejante bomba que causó tantos estragos", precisó el mandatario.

El ataque se produjo cuando un hermano de Arellán, Oswaldo, y un sobrino, John Freddy, entraron al estacionamiento del exclusivo club un coche-bomba con unos 200 kilos de explosivos, que les causó la muerte al ser detonado.

La entrada del artefacto explosivo la facilitó, según las investigaciones, el hecho que el sobrino de Arellán, había logrado infiltrarse al club como profesor de squash.

Colombia afronta un conflicto interno de más de cuatro décadas y en el que las FARC dicen luchar por imponer un sistema socialista en este país de 44 millones de habitantes con marcadas diferencias sociales.

La intensidad del conflicto se ha reducido en los últimos años por una ofensiva militar contra la guerrilla que ha perdido a varios de sus comandantes en ataques y bombardeos de las Fuerzas Armadas, mientras que miles de combatientes han desertado.

Pero las FARC, consideradas como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, aún tienen capacidad de realizar ataques de gran impacto en zonas selváticas y montañosas e inclusive en los grandes centros urbanos.