Santiago. El cardenal Francisco Javier Errázuriz pidió perdón a las víctimas chilenas que han denunciado abusos sexuales de parte del ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima.

"Por el sufrimiento que les causé sin quererlo, yo, de verdad, les pido perdón", sostuvo el arzobispo emérito de Santiago en declaraciones al diario El Mercurio.

"Yo pensé que a nombre de la Iglesia quienes tenían que pedir perdón eran el presidente de la Conferencia Episcopal, o el arzobispo de Santiago o toda la asamblea de la Conferencia Episcopal, y lo han hecho, y a eso adhiero con todo el alma", recalcó.

El cardenal manifestó que "hace bastante tiempo estoy convencido de la culpabilidad del padre Karadima y de la verdad de los que dieron su testimonio”, pero que era “un deber mío y era un deber por el derecho canónico” querer "estar seguro de que eran verdaderas acusaciones”.

Añadió que "lo que ellos sufrieron yo realmente no lo quise. Me ha estremecido el sufrimiento de ellos; es muy doloroso verlos hablar de estos temas o leer sus testimonios”.

Respecto a la actuación del obispo Andrés Arteaga, descartó un ánimo de encubrir al aconsejarle suspender la investigación a Karadima en 2005.
"Yo creo que él quiso ser transparente. Yo no creo que los obispos me hayan querido engañar de ninguna manera", manifestó.

Dijo que en general, entre los miembros de la iglesia “encubrimiento consciente creo que no hubo. Pero sí hubo cosas que se veían, que debieron habérselas dicho al obispo, o a él mismo”.