Washington. “La región necesita una visión de largo plazo para lograr crecimiento con igualdad, necesita políticas de Estado que no miren a la próxima elección, sino que apunten a la siguiente generación”, dijo en Washington la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena. 

Explicó que “en la CEPAL pensamos que el gran desafío de la región en la próxima década no es la pobreza, sino la desigualdad. Diez países han logrado bajar la desigualdad en los últimos años, pero aún queda mucho por hacer”, agregó.

El organismo propone una transformación de la estructura productiva para superar la gran heterogeneidad estructural que afecta a las economías Latinoamérica, que se refleja en evidentes brechas de productividad, tanto externas como a nivel doméstico. 

“Para mejorar la calidad de la inserción de América Latina y el Caribe en la economía global es necesario aumentar la diversificación exportadora, impulsar la competitividad, la innovación y una mayor cooperación regional”, dijo Bárcena. 

Agregó que “nos estamos vinculando muy bien con el motor de la economía mundial, que en este minuto es China, pero lo estamos haciendo con una estructura exportadora del siglo XIX”.