El gobierno de Chile declaró este viernes estado de catástrofe en las zonas azotadas por voraces incendios forestales, en medio de una intensa ola de calor que golpea a parte del país minero sudamericano.

La Corporación Nacional Forestal (Conaf) informó que trabaja en 18 incendios en el centro y sur del país que ya han consumido más de 47.000 hectáreas, incluyendo uno con comportamiento extremo en la localidad sureña de Pumanque que autoridades han advertido que sería el peor en décadas si no logra contenerse.

"Instruí al Ministerio del Interior que decrete zona afectada por catástrofe y estado de catástrofe en territorios afectados por incendios", dijo la presidenta Michelle Bachelet en su cuenta de la red social Twitter.

El estado de catástrofe permite al Estado disponer más fácilmente de recursos para dedicarlos al combate y la atención de los efectos de un desastre.

Sólo el voraz incendio en Pumanque, a unos 140 kilómetros al sur de Santiago y cercana a áreas de viñas para producción de vinos, ha consumido más de 24.000 hectáreas y una decena de brigadas trabajan con apoyo del Ejército.

"Ningún incendio forestal en la zona central de Chile tiene un origen natural, por lo tanto cualquier acción con el uso del fuego debe ser evitada, sobre todo considerando que las temperaturas serán superiores a los 30 grados y vientos que nada juegan a favor del control de los siniestros", destacó la Conaf.

El organismo decretó el cierre de todos los parques nacionales entre la región central de Coquimbo y la sureña Biobío debido a los incendios y a que se mantienen las condiciones climáticas para su ocurrencia y propagación.

Las altas temperaturas, sumadas a fuertes vientos, han complicado el panorama.

La Dirección Meteorológica de Chile emitió una alerta por "eventos extremos de temperatura" que se registrarán el fin de semana en la zona centro y sur del país.