El censo, que está programado que se complete en 2016, cubrirá todos las obras de arte preservadas por galerías de la parte continental del país bajo administración de departamentos de cultura, de acuerdo con el ministerio del sector.

El gobierno se encuentra centrado en la recopilación de información y en la construcción de una base de datos, según precisó el viceministro de Cultura, Dong Wei.

Entre los datos a recopilar se encuentran el autor, la fecha de creación, la imagen y el estado de preservación.

Según Dong, existen problemas acuciantes de solucionar en las colecciones de arte de China, como registros erróneos, pobres condiciones de conservación, o falta de un conocimiento claro de sus estados.

"No se le ha dado la suficiente relevancia al valor académico y social de las obras de arte", dijo Dong.

El viceministro calificó el censo como un acto que ayudará al país a entender mejor y a evaluar científicamente la situación de sus obras de arte, así como a apoyar su futura preservación y promoción.

El ministerio ha establecido un grupo especial de expertos para supervisar y coordinar el proyecto.