Pekín. Millones de chinos visitaron a familiares y enviaron mensajes de texto a sus amigos el domingo, el primer día del Año del Tigre, con su tradicional amor a los juegos de palabras que este año tuvieron un giro político en algunos de los saludos.

Las calles estaban tranquilas en el primer día del nuevo año, mientras los chinos se reunían en casa para saborear comidas cuyos nombres son homónimos de palabras asociadas a la prosperidad, la fortuna y una vida larga.

Fuegos artificiales cubrieron los cielos de Pekín a la medianoche de la víspera de Año Nuevo, y los teléfonos sonaban sin cesar con diversos saludos. Algunos usaron múltiples palabras chinas que suenan parecido para crear ingeniosos juegos de palabras con los nombres de líderes famosos.

Un mensaje jugaba con los nombres del presidente de China, Hu Jintao, el primer ministro Wen Jiabao, el vicepresidente Xi Jinping, el viceprimer ministro Li Keqiang y el jefe de seguridad Zhou Yongkang.

"En el año del Tigre, deseo que tus juegos de cartas sean tan afortunados como ("hu") Jintao, tu billetera tan gruesa como ("bao") Wen Jia, tu ánimo tan tranquilo como ("ping") Xin Jin, tus capacidades tan poderosas como ("qiang") Li Ke, y tu cuerpo tan saludable como ("kang") Zhou Yong", decía el mensaje.

Entre los significados que pueden tener palabras similares, hu puede ser hacer un bluf, bao puede significar lleno, ping sería apaciguado, qiang correspondería poderoso o robusto y kang significaría salud.

Otro mensaje se aprovechaba de frases famosas de algunos antiguos líderes del Partido Comunista de China, como Mao Zedong y Deng Xiaoping.

"El presidente Mao dijo, ¡este mensaje de texto convierte a todos tus problemas en tigres de papel! El presidente Deng dijo, no importa si eres terrícola o alienígena, todos los que reciban este mensaje tendrán suerte", decía otro saludo.

El mensaje se aprovechaba del famoso dicho de Deng: "No importa si un gato es negro o blanco, mientras atrape a los ratones". En tanto, Mao dijo: "Estados Unidos es sólo un tigre de papel".

Pocos chinos visitaron los templos en la mañana, algunos para rezar por un buen año, otros viajarán a los templos durante la semana, para disfrutar de puestos de comida y espectáculos.

"Somos budistas, así que creemos que cuando celebramos las fiestas, debemos rezar a Buda para que proteja a la familia y nos dé salud", dijo Zhang, ofreciendo incienso en el Templo Baiyun, el mayor recinto daoista de Pekín.

"Mañana saldremos a divertirnos, pero hoy está dedicado a rezar a Buda", agregó.