Washington. Un intenso "ciclón bomba" comenzó a golpear este jueves la costa este de Estados Unidos con fuertes vientos e intensas nevadas, lo que ha conducido a la cancelación de miles de vuelos, el cierre de numerosas escuelas y oficinas y millones de estadounidenses listos para posibles apagones.  

El gobernador de Carolina del Norte Roy Cooper dijo que tres personas murieron durante la tormenta de nieve, con lo que ascienden a 14 las víctimas por la ola de frío en la última semana en EE.UU.

Los meteorólogos estadounidenses han descrito la actual tormenta invernal como un "ciclón bomba" por su rápido y poco común descenso en la presión atmosférica. La tormenta amenaza con rachas de viento de más de 90 kilómetros por hora y una gélida oleada de aire ártico.

Más de 3.000 vuelos fueron cancelados este jueves. Los aeropuertos de Nueva York, Newark, Nueva Jersey y Boston son los que más cancelaciones registraron, informó FlightAware, un sitio en la red de rastreo de aviación.

El "ciclón bomba", trajo también nieve a Florida, donde no se registraba un copo desde hace 30 años. 

En Washington, el gobierno federal demoró la apertura de oficinas pues una ventisca envolvía a la capital.

Las compañías de energía han advertido sobre la posible escasez de combustible debido al uso intensivo de calefacciones en hogares y edificios comerciales para protegerse del frío.

En el estado de Virginia, miles de clientes se quedaron sin suministro eléctrico este jueves por la mañana. En Georgia, 12.400 clientes de la compañía de luz se quedaron sin servicio desde el miércoles por la noche, al igual que 10.200 clientes en Florida y 2.700 clientes en Carolina del Sur, informaron medios locales.

El "ciclón bomba", trajo también nieve a Florida, donde no se registraba un copo desde hace 30 años. 

Muchos gobernadores o autoridades locales han declarado emergencias y en Delaware, Maine, Maryland, Massachusetts, Nueva Jersey, Rhode Island y Virginia han emitido advertencias por ventiscas. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró el estado de emergencia para toda la zona sur del estado de Nueva York.

El día más frío que dejará este fenómeno climático será el viernes 5 de enero, cuando la temperatura en toda la costa estará entre -8 grados Celsius en el norte de Florida y -27 en Nueva York y Boston.