Hamburgo. Científicos alemanes están buscando pistas sobre el origen de una mortal bacteria de E.coli en un restaurante de la localidad de Luebeck, en el norte del país, después de que 17 personas enfermaran tras comer en el establecimiento, dijo el sábado un periódico.

Las 17 personas cayeron enfermas por la bacteria E.coli, entre ellas un grupo de funcionarios fiscales alemanes y turistas de la vecina Dinamarca, reportó el diario Luebecker Nachrichten.

"El restaurante no es el responsable", dijo Werner Solbach, microbiólogo del Centro Médico Universitario Schleswig-H olstein. "Sin embargo, la cadena de suministro podría darnos pistas importantes sobre cómo se difundió el patógeno", sostuvo.

Hasta ahora las autoridades alemanas no han encontrado el origen de la bacteria, que ha causado la muerte de al menos 19 personas en Europa y enfermó a más de 1.700 de 12 países que visitaron el norte de Alemania.

Una mujer alemana, una de las funcionarias de Hacienda que pasó por el restaurante Luebeck, murió tras contraer la E.coli. Muchos de los que enfermaron han desarrollado el síndrome urémico hemolítico (SUH), una complicación potencialmente mortal que puede afectar a los riñones.

El grupo de trabajadores del fisco alemán, que había acudido a una reunión sindical, comió en el restaurante el 13 de mayo, dijo a Reuters el sábado un funcionario del sindicato. El diario Luebecker Nachrichten indicó que todas las víctimas comieron allí entre el 12 y el 14 de mayo.

La revista Focus informó el sábado de que las autoridades siguen la teoría de que el brote comenzó a principios de mayo en Hamburgo ya que hubo personas que cayeron enfermas una semana después, lo que coincide con el periodo de incubación de la E.coli.

Se cree que la contaminación alimentaria fue causada por una higiene deficiente en el campo, en el tránsito al mercado o en una tienda.

PROPAGACION EN EUROPA. Las autoridades sanitarias han reiterado que deberían evitar los vegetales crudos en el norte de Alemania y dijeron que en los dos últimos días se registraron 199 casos nuevos.

Los institutos de salud europeos han intentado tranquilizar a la población asegurando que la transmisión de la E.coli, causa frecuente de intoxicación alimentaria, puede contenerse lavando los vegetales y las manos antes de comer.

Los esfuerzos por identificar el brote han sido complicados por el hecho de que las ensaladas incluyen varios ingredientes de diferentes productores y a menudo de diversos países.

Alemania está en el centro del brote pero también han enfermado personas en 10 otros países europeos y en Estados Unidos.

La Organización Mundial de la Salud dijo que la variante era poco común y que se había visto antes en humanos pero nunca en un brote igual.

Hay enfermos en Austria, República Checa, Dinamarca, Francia, Holanda, Noruega, España, Suecia, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos.

La bacteria E.coli es inofensiva pero la variedad que hace enfermar al ser humano tiene la capacidad de adherirse a las paredes intestinales, desde donde bombea toxinas, causando algunas veces diarrea con sangre y problemas renales.

Muchos de los pacientes que están hospitalizados se encuentran en cuidados intensivos, con problemas que incluyen diálisis por las complicaciones renales.

Un portavoz del Gobierno alemán dijo que la canciller Angela Merkel creó un grupo de trabajo específico y habló con el presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre el impacto para los agricultores de su país luego que inicialmente se culpara a pepinos españoles por el brote.

España está estudiando pedir compensaciones a Alemania, que se ha retractado y dijo que los pepinos españoles no son los responsables por el brote.