Santiago de Chile. Científicos que conforman el equipo ICOVID Chile alertaron que la pandemia en prácticamente todo el país se mantiene con cifras en rojo: sólo Atacama consiguió bajar los contagios, pero preocupan las regiones de Valparaíso, Bío Bío y Magallanes en cuanto a la carga y transmisión del virus.

Precisamente esta última zona muestra claramente cómo -con solo cuatro meses de distancia- “se puede manifestar una segunda ola tanto o más intensa que la primera”, señala el Cuarto Informe de la iniciativa liderada por Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Concepción.

ICOVID Chile es una iniciativa creada por la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Concepción, que surge gracias a un convenio de colaboración con los Ministerios de Salud y de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, cuyo propósito es generar indicadores claves que representen de la mejor forma la situación de la pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2.

Estos indicadores tienen como objetivo entregar información clara y oportuna a autoridades, medios de comunicación, ciudadanía y comunidad científica para guiar la toma de decisiones relativas a la pandemia y entender su evolución.

El documento entrega un detallado análisis y datos de las dimensiones propuestas para monitorear la pandemia en el país, con información obtenida hasta el domingo 30 de agosto, proporcionada a través de un convenio con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

“Esto muestra un nivel preocupante de nuevos casos y una transmisión potencialmente alta del virus, lo que significa una probabilidad apreciable de que la capacidad de camas UCI se pueda ver sobrepasada”, advierte un analista.

Según los datos de este último reporte, se observa una mantención sostenida de la transmisión comunitaria del COVID-19, donde cada caso nuevo contagia al menos a otra persona, lo que provoca que la reproducción del virus continúe.

Preocupan especialmente la zona norte y el extremo sur del país, que enfrentan un alto volumen de casos activos y contactos que requieren seguimiento, mientras que las regiones de Valparaíso, Bío Bío y Magallanes se mantienen en alerta en cuanto a los indicadores de carga y transmisión.

Eduardo Engel, integrante de ICOVID Chile, ingeniero y académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, explica que si se analizan “los indicadores de carga y transmisión conjuntamente, se observa que trece regiones tienen ambos indicadores en rojo”.

“Esto muestra un nivel preocupante de nuevos casos y una transmisión potencialmente alta del virus, lo que significa una probabilidad apreciable de que la capacidad de camas UCI se pueda ver sobrepasada”, advierte.

Sólo Atacama baja. Respecto a la dinámica de contagios, el reporte muestra que a nivel nacional se observa que el número de casos nuevos se ha mantenido estable y en rojo durante los últimos siete días (sobre 10 casos diarios por 100 mil habitantes).

A nivel regional y comparado con el informe anterior, la mayoría de las regiones también mantiene su indicador en alerta.

La situación en las regiones de La Araucanía y Aysén ha empeorado, pasando de amarillo a naranja, al igual que la región Metropolitana, que pasó de naranja a rojo. Asimismo, se observa un aumento del número de casos nuevos en las regiones de Valparaíso, Ñuble, Los Ríos, Aysén y Magallanes.

“La única región que muestra una disminución es Atacama”, se detalla en el informe, que además plantea una alerta respecto a la situación en Magallanes: “La región con mayor número de casos nuevos durante la última semana, al igual que en la semana anterior, es Magallanes, con un promedio diario de 87,1 casos por 100 mil habitantes, casi ocho veces el promedio nacional”.

Transmisión: Valparaíso en la mira. En tanto, en materia de transmisión, el R efectivo (número de personas que cada infectado contagia en promedio) a nivel nacional se ha mantenido estable durante la última semana, llegando a 1,01 +- 0,21 el 29 de agosto (último día disponible).

“Al igual que en el informe anterior, casi todas las regiones tienen un nivel de transmisión preocupante. La excepción es Los Lagos, que pasó de rojo a naranja” se lee en el informe.

Y se añade: “Las regiones de Arica y Parinacota, Valparaíso, La Araucanía, Los Ríos, Los Lagos y Aysén muestran un aumento en su indicador de transmisión durante la última semana, lo que se interpreta como que el número de personas que cada infectado contagia en promedio, ha ido al alza”.

Mauricio Lima, investigador en dinámica de poblaciones y académico de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UC, señala que si bien la situación general del indicador de carga ha mejorado en relación a los últimos meses, sobre todo en la región Metropolitana, “la transmisión se mantiene con valores cercanos a 1, y es probable tener eventos de nuevos brotes”.

El caso de Valparaíso es particularmente preocupante, con una carga que subió de 9,8 a 14,9 contagios por 100 mil habitantes entre el 22 y 29 de agosto y un R estimado para el 29 de agosto de 1.23 +- 0.27, su valor más alto en más de tres meses.