Puerto Príncipe. Una epidemia de cólera que ha dejado más de 640 muertos en Haití se está expandiendo rápidamente en la ciudad costera de Gonaives, dijeron este miércoles autoridades locales.

Pierrelus Saint-Justin, alcalde de Gonaives, dijo que él sepultó personalmente a 31 personas el martes y que tenía otros 15 cadáveres en un camión aguardando para ser enterrados.

"Otros deben estar muriendo mientras hablamos", dijo Saint-Justin a Reuters en una entrevista telefónica.

"Desde el 5 de noviembre hasta hoy, hemos enterrado al menos a 70 personas y eso sólo en el área central de Gonaives. Más personas han fallecido en las áreas rurales que rodean a Gonaives", agregó.

La ciudad no es ajena a la tragedia, ya que buena parte de ella fue duramente golpeada por el paso de huracanes y tormentas tropicales que dejaron miles de muertos en 2004 y 2008.

Pero Saint-Justin dijo que la situación una vez más se está "volviendo catastrófica" en Gonaives, algo que posiblemente fue empeorado por las inundaciones que dejó el paso del huracán Tomas previamente este mes.

"Hacemos un llamado a quienes puedan para que vengan en nuestra ayuda", declaró. "Los hospitales están llenos. Nuestra capacidad está sobrepasada", agregó.

No quedó claro cuántas de las muertes en Gonaives fueron incluidas en las cifras más recientes divulgadas por el ministerio de Salud de Haití, que dijo que el cólera ha dejado 648 muertos en el país caribeño y enfermado a 9.971 personas hasta el 8 de noviembre.

Reportes de radio procedentes de distintas partes del país indican que la cifra de fallecidos fácilmente podría exceder las 700 personas cuando se difundan informes actualizados en viernes.

El cólera, una enfermedad diarreica transmitida por aguas contaminadas, ha golpeado principalmente las áreas rurales del centro de Haití. Pero las autoridades dijeron que los casos están aumentando en la capital, Puerto Príncipe, y que la enfermedad amenaza las barriadas de esa ciudad.

Entre las áreas más vulnerables están los campamentos de tiendas en Puerto Príncipe que aún albergan a más de 1,3 millones de sobrevivientes del devastador sismo que golpeó al país el 12 de enero.