Bogotá. El 25 de noviembre de 1960, las activistas Patria, Mercedes y María Teresa Mirabal fueron asesinadas por el régimen del dictador dominicano Leonidas Trujillo, a quien ellas buscaban sacar del poder luego de 30 años de estar allí. Fueron apaleadas y estranguladas por la policía secreta al servicio de Trujillo, y luego, sus cuerpos fueron tirados a un barranco dentro de un jeep. Es en memoria de su muerte violenta e injusta que la ONU instauró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En el marco de esta fecha, Medicina Legal entregó resultados sobre la violencia contra las mujeres en Colombia. Se compararon las cifras del año pasado con las de este, entre enero y octubre de cada año. Aunque algunos números bajaron, como el de denuncias por lesiones por violencia de pareja y por violencia interpersonal, hay otras que aumentaron.

Es el caso de las cifras por denuncias de delitos sexuales, que subieron de 15.082 a 16.814 casos entre 2016 y 2017. Es decir, el 11%. Miembros de las familias de las víctimas siguen siendo los principales señalados: en 7.114 de las denuncias (42%), padres, hermanos, tíos o primos eran los presuntos responsables. Les seguían los conocidos, implicados en 3.630 denuncias (21,5%) y las exparejas, reportados en 1.577 denuncias (9,3%).

Otro de los números que aumentó fue el de los asesinatos. En 2016, entre enero y octubre, fueron asesinadas 731 mujeres; mientras que en el mismo periodo de este año el número subió a 758 (3,6%). Las regiones más violentas para las mujeres este año fueron el Valle del Cauca con 139 casos, Antioquia con 130 y Bogotá con 94.