Bogotá. Las horas para que por fin se de la libertad del sargento Pablo Moncayo, luego de un secuestro de más de 12 años en poder de la guerrilla, parecen estar contadas. Este lunes llegaron a Florencia, Caquetá, los dos helicópteros Cougar con la misión brasileña que participará en la segunda parte de la Operación ‘Libertad’ –a través de la cual las Farc entregaron el pasado domingo al soldado Josué Daniel Calvo- que tendrá como destino esa ciudad.

También, arribaron al sitio la senadora Piedad Córdoba, los delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja, monseñor Leonardo Gómez, representante de la Iglesia, y la familia Moncayo Cabrera, todos listos para el gran momento. Uno de los puntos clave para el proceso: A las 6 p.m. se inició el cese de operativos militares en la zona de la liberación, que el gobierno nacional autorizó hasta las 6 a.m. de este jueves, con el propósito de facilitar la labor de la misión humanitaria.

Al igual que en la liberación de Josué Daniel Calvo, la idea es que el helicóptero, con unos 10 hombres de Brasil, un médico, la legisladora y los representantes del CICR y de la Iglesia, parta a eso de las 8 a.m. con rumbo a la selva para encontrarse con los miembros del grupo subversivo que devolverán a Moncayo. Si las condiciones del clima y de seguridad lo permiten, el regreso se produciría al mediodía.

En tierra, en la capital de Caquetá, los organismos de socorro, como la Cruz Roja, los Bomberos y la Defensa Civil, estarán listos para garantizar el buen desarrollo del proceso. En ese sentido, la gobernadora encargada del departamento, Olga Patricia Vega, anunció que ya está “el camino despejado para que la guerrilla cumpla su palabra”. La mandataria advirtió, sin embargo: “Confiamos en que las tropas no se retiren del todo”.

Mientras, los Moncayo y el país entero se preparan para recibir a uno de los secuestrados con más tiempo en cautiverio, continúa su recuperación el recién liberado soldado Calvo, cuya familia sigue sin querer dar declaraciones a la prensa. El uniformado fue evaluado por médicos de distintas especialidades en el Hospital Militar, quienes determinaron que en la manigua Calvo sufrió por cinco impactos de bala, leishmaniasis y paludismo.

Asimismo, algunos candidatos presidenciales se pronunciaron sobre la propuesta de la senadora Córdoba de realizar un acuerdo humanitario, la cual no fue descartada por el presidente Álvaro Uribe. El aspirante por el Partido Verde, Antanas Mockus, aseguró que le suena la idea, siempre y cuando la guerrilla se comprometa a no volver a secuestrar. En el mismo sentido se pronunció el liberal Rafael Pardo, quien agregó que se podría tener un país garante, como Suiza.

Esta semana, el colectivo Colombianos por la Paz presentará al Primer Mandatario, a la guerrilla y a los candidatos una propuesta para el intercambio.