Buenos Aires. Las malas condiciones meteorológicas complican la búsqueda del submarino desaparecido el pasado 15 de noviembre con 44 tripulantes a bordo en el Atlántico Sur, informó este lunes la Armada Argentina (ARA).

"Se esperan vientos de 28 a 33 nudos (de 51,8 a 61,1 kilómetros por hora), aumentando por la tarde de 33 a 40 nudos", explicó la ARA en un comunicado.

"Debido a las malas condiciones meteorológicas en el área de operaciones, el aviso (unidad militar naval) ARA Islas Malvinas que lleva a bordo el ROV (siglas en inglés para vehículo operado remotamente) ruso Panther Plus, no ha podido investigar el contacto detectado ayer (domingo) a 814 metros", agregó la ARA.

De acuerdo con información del gobierno argentino, el destructor ARA Sarandí ha detectado dos "nuevos contactos" (indicios), a 500 y 700 metros de profundidad respectivamente.

"Serán identificados cuando la meteorología permita operar los ROV", precisó la Armada Argentina.

En el lugar trabajan los navíos ARA Puerto Argentino y Atlantis, éste último de Estados Unidos, mientras que para este lunes está previsto el arribo del buque oceanográfico Yantar, de Rusia.

La búsqueda de los tripulantes del sumergible se dio por finalizada oficialmente el jueves 23 de noviembre, aunque la ARA ratificó que seguirán adelante las tareas para dar con la embarcación.

El submarino perdió contacto con las autoridades navales el 15 de noviembre a las 7:30, hora local (10:30 GMT), cuando navegaba por el Atlántico Sur.

Poco después se detectó en el área una explosión, confirmaron el pasado jueves autoridades de la ARA.

Desde entonces se reportaron "contactos" que, en un primer momento permitieron suponer que se trataba del navío perdido, aunque luego esas pistas fueron descartadas.

El vocero de la ARA, capitán Enrique Balbi, declaró hace unos días que en la zona por la que navegaba el sumergible se produjo un "evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear", ocurrido a las 10:31, hora local (13:31 GMT), del miércoles 15 de noviembre.

La última posición conocida del navío se ubicó en la zona del golfo San Jorge, 240 millas náuticas (432 kilómetros), al sureste de la península de Valdés, en el Atlántico Sur.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, exigió una "investigación seria" de lo que ocurrió con el submarino, una embarcación TR-1700 fabricada en Alemania que se incorporó a la ARA en 1985.

El navío era de propulsión diésel eléctrica convencional con sistema de esnórquel, concebido para ataques contra fuerzas de superficie, submarinos, tráfico mercante y operaciones de minado.