Cancún, México. Casi 200 naciones se reúnen en México a partir de este lunes para intentar llegar a un acuerdo sobre medidas para frenar el cambio climático, un encuentro opacado por las tensiones entre Estados Unidos y China.

La reunión, en el balneario caribeño de Cancún del 29 de noviembre al 10 de diciembre, buscará poner en marcha las negociaciones nuevamente luego de que la áspera cumbre del año pasado en Copenhague fracasara en alcanzar un tratado para frenar el calentamiento global.

Los delegados se reunieron este domingo para mantener conversaciones que buscan un acuerdo sobre medidas menores como un "fondo verde" para canalizar ayuda a naciones pobres, nuevas formas de compartir tecnologías limpias y proteger los bosques tropicales que absorben el carbono mientras crecen.

"Estas son medidas importantes, pero son solo marginales en relación al problema que enfrenta el mundo", dijo Johan Rockstrom, jefe del Stockholm Environment Institute.

"No podemos celebrar lo que está ocurriendo", expresó.

El 2010 está en camino a ser uno de los dos años más calurosos desde que comenzaron los registros en el siglo XIX. El panel de científicos del clima de la ONU dice que las crecientes temperaturas traerán más inundaciones, tormentas de arena y aumento de los niveles del mar.

La reunión, que será inaugurada por el presidente mexicano, Felipe Calderón, buscará finalizar un estancamiento en 2010 entre China y Estados Unidos, los mayores emisores de gases de invernadero.

Cada uno insiste en que el otro debe hacer más para reducir las emisiones por quemar combustibles fósiles, un desacuerdo que ha tensado las relaciones ya afectadas por disputas sobre el gran superávit comercial de China y los controles del tipo de cambio. Y ninguno de los dos está en condiciones de aceptar reducciones vinculantes de las emisiones.

El principal objetivo de las conversaciones es hallar un sucesor al existente Protocolo de Kyoto de 1997, que obliga a todas las naciones industrializadas salvo a Estados Unidos a reducir emisiones en un promedio de al menos 5,2% debajo de los niveles 1990 en el lapso 2008-2012.

Kyoto apuntala los precios del mercado de carbono.

Tokio dijo la semana pasada que sería "sin sentido e inadecuado" para los partidarios de Kyoto extender el pacto sin más acción de los mayores emisores.