Bogotá. La Corte Constitucional de Colombia falló a favor de que las parejas del mismo sexo puedan heredar, un nuevo logro de la comunidad gay que busca el pleno reconocimiento de sus derechos civiles frente a los de las uniones heterosexuales.

El presidente de la Corte Constitucional, Juan Carlos Henao, dijo este jueves que al igual que las parejas que conforman un hombre y una mujer, las del mismo sexo tendrán derecho a heredar los bienes de su compañero en caso de muerte siempre y cuando se demuestre que hayan convivido al menos dos años.

"La corte encontró que a la porción conyugal también tienen derecho los compañeros permanentes y las parejas del mismo sexo", explicó el magistrado.

Desde el 2007, el tribunal comenzó a reconocer derechos a las parejas del mismo sexo en Colombia, luego de demandas contra normas vigentes.

La corte determinó previamente que uno de los integrantes de una pareja gay puede afiliar al otro al sistema de salud y a otros beneficios de seguridad social después de formalizar su situación ante una notaría en un acto que no representa matrimonio sino un acuerdo de voluntades.

El tribunal tiene pendiente fallar sobre la posibilidad de que las parejas del mismo sexo puedan adoptar hijos y en noviembre pasado se abstuvo de decidir sobre el matrimonio gay, aunque deberá estudiar una nueva demanda al respecto.

Henao invitó al Congreso a legislar sobre esos temas aunque aclaró que en su momento tomará las decisiones jurídicas.

"Es un llamado para que se lleve al seno de la democracia para que se legisle, se debata públicamente y se saque una ley coherente sobre el tema porque no existe", explicó el presidente del tribunal.

Mónica Roa, directora de una organización no gubernamental colombiana que promueve el reconocimiento pleno de derechos a parejas del mismo sexo, celebró el fallo.

"Esperamos que mantenga la misma tendencia para otras decisiones como el matrimonio y la adopción en parejas homosexuales", afirmó.

En julio, Argentina aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo y en agosto la Suprema Corte de Justicia de México los avaló en la capital de ese país.