Costa Rica, Uruguay y Chile lideran el podio de los países de América Latina que están enfrentando de mejor forma los desafíos que conlleva el cambio climático. Así lo muestra el Índice de Preparación para el Cambio Climático 2019 elaborado por KPMG, y que se realiza por cuarto año consecutivo.

Según el estudio – que clasifica a 140 países en cuanto a la eficacia con la que se preparan y responden a los principales hechos relacionados al clima-, la nación centroamericana se ubica en el puesto 32° a nivel global mientras Uruguay obtiene el puesto 38° del listado general. Chile, en tanto, cierra el podio regional, en la posición 39°. 

El Índice de Preparación para el Cambio (CRI) se estructura en torno a tres pilares (capacidad empresarial; capacidad del gobierno; y capacidad de la gente y de la sociedad civil para afrontar el cambio climático), que representan la capacidad subyacente de un país para gestionar dicho cambio.

De acuerdo al reporte, el costo de la adaptación al cambio climático en los países en desarrollo podría aumentar a entre US$280 mil millones a US$500 mil millones en 2020.

Respecto a Latinoamérica, al igual que África y Europa del Este, el informe preparado por KPMG señala que la región tiene un desempeño inferior al promedio mundial en el indicador de sostenibilidad ambiental gubernamental.

En cuanto al listado general y la presencia de otros países latinoamericanos, cabe señalar que Panamá figura en el puesto 52°, Paraguay en el 64° y Colombia en el 71°. 

A su vez, México (73°), Perú (74°), Brasil (87°), Guatemala (90°) y El Salvador (91°) también figuran entre los 100 países más preparados para afrontar los efectos del cambio climático, grupo en el que también tienen presencia Honduras (92°) y Ecuador (97°).

Dentro de la zona de América Latina y el Caribe, las naciones con menor preparación para afrontar el cambio climático, de acuerdo a la medición, serían Nicaragua (110°), Bolivia (119°) y Haití (133°). 

Europa lidera. En lo referido al ámbito global, Suiza encabeza el ranking por segundo año consecutivo, mientras que nueve países europeos están incluidos entre los nueve primeros lugares. En ese contexto, la Unión Europea se desempeña por encima del promedio mundial en sostenibilidad ambiental en comparación con otras zonas. No obstante, el reporte de KPMG ha revelado que el sector financiero europeo se está quedando atrás del promedio mundial y de América del Norte, y está teniendo un desempeño ligeramente mejor que en los mercados de desarrollo.

Por otro lado, Estados Unidos ahora se ubica en el puesto 13 en general, mientras que Canadá subió al 16 en general. A pesar de quedarse atrás de Europa en materia de sostenibilidad ambiental, Estados Unidos lidera el mundo en la preparación del sector financiero para el cambio. Norteamérica es el claro líder mundial en la adopción de nuevas tecnologías.

Según Lorena Herrera, Gerente Senior de Sustentabilidad y Cambio Climático de KPMG, “el cambio climático es uno de los problemas más preocupantes que enfrentamos como sociedad global. Es probable que los países que no reconocen su impacto no estén preparados para sus crecientes costos, que se aplicarán a los ciudadanos, las empresas y las economías de todo el mundo”.

La experta añade que la investigación de KPMG, “destaca que muchas naciones trabajan principalmente con un segmento (empresa, gobierno, y gente y sociedad civil) para abordar los desafíos del cambio climático pero, en nuestra experiencia, esto no necesariamente produce los mejores resultados a largo plazo. La verdadera preparación es cuando cada segmento de la sociedad trabaja en forma integrativa hacia un resultado compartido”.

De acuerdo al reporte, el costo de la adaptación al cambio climático en los países en desarrollo podría aumentar a entre US$280 mil millones a US$500 mil millones en 2020.

El CRI se basa en una extensa investigación y análisis, a partir de datos de fuentes primarias y de más de 1.400 expertos y fuentes secundarias, incluido el Foro Económico Mundial, el Fondo Monetario Internacional del Banco Mundial y las Naciones Unidas.