Nueva York. Más de un tercio de los adolescentes en Estados Unidos está considerando posponer o no ir la universidad debido a los altos aranceles, una proporción que se ha incrementado respecto del 2009, indicó un nuevo estudio.

La investigación mostró que si bien más adolescentes piensan que un título universitario es necesario para salir adelante en sus vidas, un menor número cree que puede costear su educación superior.

"Esto es muy preocupante. Un título universitario es muy necesario estos días para alguien que está en camino a tener una buena carrera y un potencial para percibir ingresos de por vida", dijo Stuart Rubinstein, de la firma inversora TD Ameritrade Corp., que llevó a cabo el estudio.

Aunque los costos de la educación superior han subido, también se ha incrementado el desempleo entre adolescentes. Las cifras del desempleo en Estados Unidos llegaron a 9,6% en septiembre, pero un 26% de los adolescentes de entre 16 y 19 años estaban desocupados, según mostraron datos del gobierno.

Los adolescentes están compitiendo con adultos que están volcándose a empleos del sector minorista y las comidas rápidas después de perder otros puestos, explicó Rubinstein.

Aproximadamente un 79% de los adolescentes ven el título como algo clave para su éxito futuro, una baja comparado con el 84% de hace un año, pero con un marcado aumento respecto del 57% de adultos que lo veía como algo esencial cuando eran adolescentes.

Pero un 36% de los adolescentes dijo que consideraría posponer o que no iría a la universidad del todo por los gastos que ello implica, una aumento respecto del 31% de un año atrás.

Pero el aumento en los costos está llevando a los adolescentes a ahorrar más de su dinero para sus estudios universitarios que los adultos a su edad.

Compartir gastos. Dos tercios de los adolescentes aseguran que están ahorrando para pagar por todo o parte de su educación superior.

Dado lo alto de los aranceles, los adolescentes están divididos entre ir a una escuela de renombre vale el dinero extra o no, según mostró el estudio.

Alrededor de un 41% de los adultos y 35% de los adolescentes dijeron que una universidad como Harvard o Princeton es importante, pero no necesaria para llegar lejos. Sólo un 17% de los jóvenes piensa que ir a una escuela prestigiosa incrementaría sus posibilidades de encontrar empleo.

Casi un 80% dijo que le gustaría que se creara un plan para dividir los costos con sus padres, aproximadamente el doble de adultos que trataron de compartir los costos con sus padres cuando eran adolescentes.

El comienzo resultaba un misterio para más de la mitad de los adolescentes.

"La economía ha empeorado bastante. El costo de la educación universitaria ha aumentado significativamente. Existen algunas formas de balancear los costos, incluyendo posiblemente empezar los estudios en una universidad comunitaria", dijo Rubinstein.

El funcionario agregó que los padres deberían empezar a hablar desde temprano con sus hijos sobre el plan familiar para pagar su educación universitaria.