Santiago. Por cuarto año consecutivo, hoy en distintos lugares del mundo se desarrollará la actividad denominada "la hora del planeta" en que la sociedad civil apagará voluntariamente la luz por una hora para darle un descanso al planeta.

En el caso de Latinoamérica el fenómeno se efectuará entre las 20:30 a 21:30 horas y tanto empresas, como instituciones públicas, han comprometido su apoyo a la iniciativa.

Desde su nacimiento en 2007, la actividad suma cada año más ciudades que se suman al plan. Justamente en Australia la primera versión convocó a más de dos millones de personas. No obstante, al año siguiente fueron 1.200 millones de personas las que participaron y ahora ya se habla de un fenómeno global que incluye a 35 países.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) promueve esta nueva versión bajo la premisa de que el mundo debe ser sustentable. La entidad recuerda que es tan simple como apagar la luz y sumarse a un fenómeno que si bien no ocurre en paralelo en el mundo, si compromete en la actualidad a casi todos los países.

La Hora del Planeta es considera la mayor campaña ambiental en la historia, y toma cada vez más fuerza considerando el cambio climático.

En ese sentido, empresas como Ericsson comparten los postulados y compartirán la propuesta de apagón voluntario. Carla Belitardo, directora de responsabilidad social empresarial de Ericsson para Latinoamérica, explica que sólo con esta actividad se reduce más del 15% de las emisiones de CO2 que se producen a nivel mundial.

En el caso de la empresa su compromiso apunta a generar redes de mayor eficiencia energética, promoviendo productos menos contaminantes e incluyendo fuentes renovables como la energía solar, biocombustibles y creando productos híbridos.

Ericsson ha instalado "Sunsites", esstaciones en base del sistema solar en México y Suriname, entre otros países, como un ejemplo de que su compromiso es concreto.