Las preocupaciones de los estadounidenses sobre la inmigración ilegal a través de la frontera sur aumentó este mes 12 puntos para ubicarse en 17%, con lo que el tema se puso a la cabeza de la lista de los problemas del país.

El incremento tiene lugar en medio de una crisis en la frontera sur de Estados Unidos a donde han llegado miles de menores centroamericanos sin compañía de adultos en los meses recientes. El arribo masivo de niños fue resultado de las informaciones periodísticas en sus países de origen de que los niños que lleguen a Estados Unidos ilegalmente recibirían amnistía.

En consecuencia, la inmigración empata prácticamente a la "insatisfacción con el gobierno", en 16%, como el principal problema en el que piensan los estadounidenses cuando se les pide mencionar el principal problema del país, descubrió Gallup.

No es la primera ocasión en que la inmigración ha crecido en la conciencia del público. En 2010, Gallup encontró que el asunto se incrementó a 10%, en un momento en que una nueva ley de inmigración en Arizona ocupaba los titulares. Antes de eso, se incrementó en 2006 a 15% o más, en medio del debate en el Congreso sobre la reforma a la inmigración.

La encuesta muestra que las menciones públicas sobre la inmigración actualmente pueden derivarse más de la preocupación acerca de la inmigración ilegal que del apoyo a la reforma migratoria, las menciones del asunto son significativamente mayores entre los Republicanos, con 23%, que entre los Demócratas, con 11%.

La encuesta de Gallup a principios de este año mostró que los Republicanos tienen una preferencia a enfocarse en el cierre de la frontera, mientras que los Demócratas dan prioridad a arreglar el estatus de los inmigrantes ilegales que ya están en el país, determinó Gallup.

Adicionalmente, los ancianos estadounidenses están más dispuestos que los menores de 50 años a señalar a la inmigración como el asunto prioritario de la nación.

La economía y el desempleo se ubican justo debajo de la inmigración y de la insatisfacción con el gobierno en percepción de importancia, con 15% y 14%, respectivamente, dice Gallup.

Cada repunte previo en las menciones de la inmigración como el máximo problema de la nación tuvo una corta duración. Pero sin una solución a la vista de la actual crisis, y con menos de cuatro meses antes de las elecciones intermedias, es fácil creer que el asunto aún puede ser un factor de peso para noviembre, menciona Gallup.

En ese caso, los recientes cambios que los estadounidenses perciben como el mayor problema de la nación pueden ser importantes.

Aunque el 17% de los estadounidenses que señala a la inmigración como el principal problema no es amplio en términos absolutos, el hecho de que el asunto sea una preocupación particular para los Republicanos y para los estadounidenses ancianos, ambos grupos necesitados por los Republicanos como fuerza para la elección intermedia, puede ser fundamental para el resultado, concluye Gallup.