Buenos Aires. Decenas de parejas de personas del mismo sexo comenzaron el viernes a acercarse a registros civiles de Buenos Aires y otras ciudades de Argentina para pedir turno para casarse, un día después de que el Congreso del país aprobara la ley de matrimonio homosexual.

Los registros civiles ya están otorgando turnos, aunque son provisorios y duran 40 días, mientras se aguarda que la presidenta Cristina Fernández sancione la ley.

"Nos acaban de decir que es provisional hasta que se reglamente, pero ya está el turno pedido (...). Creo que hemos dado como sociedad argentina un paso muy importante", dijo Marcelo a una radio local, luego de solicitar su turno para casarse con Mariano.

El proyecto que aprueba el matrimonio de personas del mismo sexo generó un encarnizado debate tanto en el plano político como en la sociedad, y una jueza de una provincia céntrica de Argentina anunció que ella se recusará de casar parejas homosexuales. "Estando el juez suplente, el hará los casamientos (...) siento que yo no debo hacerlo", dijo la jueza de paz Marta Covella a una radio.

Sólo un puñado de países en el mundo autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo, entre ellos Holanda, Suecia, Portugal y Canadá. En Estados Unidos, las parejas homosexuales pueden casarse en cinco estados y en Washington D.C, mientras que en el resto está prohibido.