Lima. El gobierno peruano declaró en estado de emergencia a más de la mitad del país, a causa de las frías temperaturas que descendieron hasta los -23 grados centígrados.

Con la declaración de emergencia, los gobiernos regionales y locales podrán disponer rápidamente de fondos para ayudar a la población que ha afrontado bajas temperaturas en prácticamente toda la nación andina, especialmente en las zonas sobre los 3.000 metros sobre el nivel del mar.

La declaratoria de emergencia es para las regiones de Ancash, Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Junín, Moquegua, Pasco, Lima, Puno y Tacna, detalló la ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Nidia Vílchez.

Algunos distritos del área metropolitana de Lima también fueron declarados en emergencia, agregó la funcionaria.

La capital peruana soportó esta semana bajas temperaturas que no se registraban hace más de 46 años. Y para la próxima semana, el servicio nacional de meteorología pronosticó una nueva ola de frío en la selva del sur y centro de Perú.

Las bajas temperaturas están asociadas al fenómeno climático de La Niña, una anomalía que en ocasiones sigue al inusual calentamiento de las aguas del Pacífico ecuatorial causado por El Niño.

La ministra Vílchez precisó además que el Gobierno proveerá alimentos, fármacos y cobertizos en las regiones afectadas por la ola de frío.

El jefe de la cartera de Salud, Oscar Ugarte, dijo que el Gobierno intensificará sus campañas de vacunación en los próximos días.

"El Ministerio de Salud decretó la alerta amarilla, que es una medida de salud pública que significa tener en disposición de acción a todos nuestros servicios de salud", afirmó el ministro.

Asimismo, el Ministerio de Agricultura suministrará alimentos y follaje a los animales.