Un esperanzador informe para la biodiversidad forestal del planeta difundió este lunes la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el cual detectó que el crecimiento de la deforestación mundial se desaceleró durante la década 2000-2010 respecto a la década anterior.

En este decenio se perdieron anualmente unas 13 millones de hectáreas de bosques en el globo, los cuales se destinaron principalmente a la agricultura o se perdieron como la agricultura, en cambio que en los '90 la conversión afectó a 16 millones de hectáreas al año.

América del Sur es la zona del planeta más afectada por esta pérdida, junto a África. La FAO informó que Brasil ha perdido desde 2005 hasta la fecha 500 mil hectáreas de bosque por año. Paraguay y Colombia superan las 250 mil, y Argentina, Ecuador y Perú están entre las 50 mil y 250 mil hectáreas anuales.

Para buena suerte del planeta, esta tendencia es mucho menos radical en el resto del mundo, pues el informe -que contiene antecedentes aportados por 178 países- detalló que la superficie forestal destinada a la conservación de la biodiversidad ha crecido más de 95 millones de hectáreas desde 1990, y la mayor parte de esta superficie (el 46%) se designó entre 2000 y 2005. Hoy el 12 % de los bosques del mundo (más de 460 millones de hectáreas) estén bajo protección.

"Los bosques del mundo representan una fuente vital de biodiversidad forestal. Esta biodiversidad es un tesoro importante, especialmente porque se espera que los bosques no sólo se adapten al cambio climático, sino que además contribuyan a atenuarlo. Se necesitan inversiones mucho más cuantiosas en ordenación forestal sostenible para una mejor conservación y ordenación de la inestimable biodiversidad forestal", dijo el subdirector general de la FAO, Eduardo Rojas.

Este estudio se presentó en Roma durante la inauguración del período de sesiones del Comité Forestal y la Semana Forestal Mundial.