Ginebra. Al celebrarse el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, denunció que los indígenas sufren extrema pobreza, indiferencia ante sus preocupaciones ambientales, desplazamiento de sus tierras tradicionales y exclusión de la participación efectiva en procesos de toma de decisiones.

Si bien dijo que ha habido avances, “las continuas violaciones de los derechos de los pueblos indígenas, en todas las regiones del mundo, merecen nuestra máxima atención y acción”.

En este sentido explicó que aún existe una amplia brecha entre los principios de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la realidad, señaló El Universal.

La esperanza de vida de los indígenas es de hasta 20 años menos que sus compatriotas.

Pillay enfatizó que “debemos redoblar nuestros esfuerzos para construir una verdadera Alianza para la acción y la dignidad”.

Llamó a que “en este Día Internacional de los Pueblos Indígenas, reafirmemos nuestro compromiso de convertir las palabras de la Declaración en medidas efectivas. Cumplir esta promesa es nuestra obligación”.

Datos poco alentadores. Según el informe "Estado de los Pueblos Indígenas del Mundo", publicado este año por la ONU, los indígenas son alrededor de 370 millones de personas, lo que significa 5% de la población mundial

Sus mermadas condiciones quedan de manifiesto en el hecho de que son parte de cerca de un tercio de los 900 millones de personas rurales extremadamente pobres que hay en la Tierra, señaló El Mundo.

La esperanza de vida de los pueblos originarios es de hasta 20 años menos que sus compatriotas no indígenas.

Se trata de pueblo que tienen niveles más altos de mortalidad materna e infantil, desnutrición, enfermedades cardiovasculares, sida y otras afecciones como la malaria y la tuberculosis.

El organismo dedicará este día a los cineastas indígenas, con la proyección de varios cortometrajes y debates en la sede de la ONU, en Nueva York.