Excelsior.com.mx El secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Elvira Quesada, aseguró que no habrá migraciones masivas de comunidades en la zona por falta de agua. Además, advirtió que durante la presente administración, los efectos de la sequía en el norte del país han quintuplicado los gastos del gobierno federal en relación con los recursos ejercidos para atender las inundaciones que afectan al sureste de México.

“Para darles una idea, cuando se inundó Villahermosa, Tabasco, el gobierno federal gastó siete mil millones de pesos, por orden del presidente Felipe Calderón para solucionar el problema, ahora con la sequía son más de 33 mil millones de pesos.

El titular de la Semarnat advirtió que el problema de la sequía se recrudecerá para este año en el norte de México.

Insistió en que no se prevé que las comuniddaes emigren por la falta del líquido, tal como ha sucedido en África. “Debo decirles que por lo menos son 100 millones de habitantes en el continente africano que han dejado su país por falta de agua, y se van en busca del líquido a otra nación.

“En México no ha sucedido, y mientras estemos abasteciendo, primero de agua potable, y segundo, alternativas de empleo e ingreso a través del empleo temporal y el apoyo con despensas y algunos otros mecanismos, creemos que esto tiene que llegar a volver a reubicarse dentro de los procesos.”

El funcionario dijo a Excélsior que, pese a la ausencia de un plan hídrico para paliar los efectos contrastantes que ejerce el cambio climático en el país, el gobierno federal realizará esfuerzos para evitar que la falta de agua en el norte provoque problemas de migración de comunidades en búsqueda del líquido, pues, dijo, hay estados que llevan más de 17 meses sin recibir una sola gota de lluvia.

“Las sequías siempre han existido, pero se están acrecentando los efectos por la consecuencia del cambio climático. Entonces, lo que tenemos que hacer es cada vez adaptarnos más, generar nuevos fondos, el hecho de que el Presidente haya integrado las sequías como un desastre natural le da posibilidades a cualquier municipio del país a poderse integrar a los beneficios de ello y preparar los cambios en la agricultura, ganadería, el uso sustentable y manejo del agua, para tener herramientas con qué transitar hacia el futuro.”

Elvira Quesada participó en una ceremonia con la gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortegadonde, anunció la aplicación de recursos por 577 millones de pesos para la aplicación de programas de cuidado ambiental.

Demandan reglas claras. El Congreso Agrario Permanente (CAP) denunció en la Cámara de Diputados que “no hay reglas claras para el uso de más de 30 mil millones de pesos que el gobierno federal está destinando para el apoyo por la sequía”.

Ante el presidente de la mesa directiva del Congreso, Guadalupe Acosta Naranjo; Juan Carlos Hernández, dirigente de la organización que aglutina a buena parte del campesinado en el país, urgió, además, al establecimiento de políticas públicas para la adecuada canalización de recursos en la Sierra Tarahumara, agobiada por las sequías y las heladas. “Con limosnas no se resolverá nada”, advirtió.

De igual forma, Luis Gómez, integrante del CAP, pidió aumentar las inversiones en las zonas campesinas para potencializar las regiones y así evitar que se repitan escenarios como el de la Tarahumara.

Demandaron revisar la forma en que son aplicadas las reglas de operación del Programa Especial Concurrente, que aprobara el Legislativo en favor del agro, “para lograr una eficiente y correcta aplicación de los recursos, con el fin de que estos no sean usados con fines partidistas”. Los dos dirigentes advirtieron que de continuar los actuales modelos que se emplean para el campo, “se corre el riesgo de depender completamente de la importación de productos agropecuarios.

Piden vigilar que se cumpla el programa de apoyos. El legislador Adolfo Toledo pidió al Senado y la Cámara de Diputados que continúen los trabajos del grupo plural de legisladores que da seguimiento y evaluación del impacto de las contingencias climatológicas en los sectores agropecuario y rural.

Demandó a dicho grupo, conformado por diputados y senadores, vigilar que se cumpla el Programa Integral de Atención a la Sequía, como una medida urgente ante el grave problema.

El legislador priista precisó que más de mil 200 municipios fueron afectados por dicho fenómeno climatológico, mientras que “la mitad el país sufrió algún tipo de daño por la sequía, la peor desde 1941”.

Dijo que el grupo plural presentó diversas propuestas para definir la estrategia más adecuada que permita la distribución de apoyos, y un plan de trabajo integral para la atención de la problemática alimentaria y la situación del campo.

Recordó que durante el receso legislativo, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobó la conformación de dicho grupo, para apoyar a los estados afectados por la sequía, y evaluar las acciones emprendidas en materia alimentaria y en apoyo al campo mexicano. Sin embargo, subrayó, es indispensable que el grupo, que se disolvió con el inicio del periodo ordinario de sesiones en ambas cámaras, siga sus actividades de seguimiento y evaluación.