Cinco presuntos integrantes de una red trasnacional de tráfico de estupefacientes fueron detenidos en Colombia y Aruba, tras un operativo adelantado por oficiales de la Policía de Nacional, en asocio con agentes holandeses y del Departamento Antinarcóticos de los Estados Unidos, DEA.

Dos de los supuestos miembros del crimen organizado fueron detenidos en suelo patrio, mientras los tres restantes fueron sorprendidos por las autoridades en la caribeña Aruba.

Según la Policía colombiana, los tres eran requeridos en extradición por una Corte Federal del Distrito de Massachusetts, Boston en Estados Unidos, acusados por los delitos de lavado de activos y narcotráfico.

Al parecer, la banda narcotraficante se dedicaba al tráfico del alcaloide hacia los Estados Unidos, con rutas que partía desde las Islas de Aruba, Antigua, Curacao, Margarita, Santo Domingo y Tortola.

Según las investigaciones adelantadas por organismos de seguridad de uno y otro país, la organización era liderada por Nelson Aristizábal Martínez alias "one, two, three" (1,2,3) supuesto integrante de la Oficina de Envigado.

Una pareja de esposos, Jorge Iván Sánchez Torres y Lupe Alejandra Vélez Ramos, dice la Policía, era la encargada del enlace con presunto narco colombiano con sus pares en varias islas del Caribe, al tiempo que se ocupaban del lavado de activos en esos territorios.

A su turno, las autoridades lograron la captura de Maria Ruby López Quintera ciudadana colombiana, Robert Jafet Werleman ciudadano venezolano y Carmen Jaquelina Kelly ciudadana arubana.

Agentes holandeses en Aruba también ejecutaron un proceso de extinción de dominio sobre propiedades adquiridas como fruto de actividades narcotraficantes valoradas en casi 4 millones de dólares.