Puerto Príncipe. Según informa el portal Infobae, la OEA adoptó la decisión de expulsar al brasileño Ricardo Seitenfus luego de que un periódico suizo publicara dichos atribuidos al representante en los que cuestiona el papel de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah) y la política de la comunidad internacional.

La frase que desencandenó la molestia indica que el “objetivo de Naciones Unidas es transformar a los haitianos en prisioneros de su propia isla”.

Según su opinión, el organismo "impuso" la presencia de sus tropas, desde 2004, a pesar de que el país no vive una situación de guerra civil. "Haití no es una amenaza internacional. No es ni Irak ni Afganistán. Y sin embargo, el Consejo de Seguridad, ante la falta de alternativa, ha impuesto a los cascos azules", afirmó a Le Temps.

Y fue más allá porque también aseguró que en “el escenario internacional paga esencialmente su gran proximidad a los Estados Unidos". A juicio Seitenfus el estado haitiano "ha sido objeto de una atención negativa por parte del sistema internacional".

 Finalizó señalando que las ONGs que llegaron a Haití tras el terremoto de enero pasado enviaron profesionales de una calidad muy baja, “existe una relación maléfica o perversa entre la fuerza de las ONG y la debilitad del Estado haitiano”.