Londres. La policía británica dijo este martes que había arrestado a cinco hombres cerca de la planta de reprocesamiento nuclear de Sellafield, en el noroeste de Inglaterra, en virtud de las leyes antiterroristas.

Las detenciones se realizaron después de que el primer ministro, David Cameron, instara a Reino Unido a mantenerse alerta ante posibles represalias tras la muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, en Pakistán, a manos de fuerzas estadounidenses.

La policía dijo que desconocía si existía algún vínculo entre los arrestos y la muerte de Bin Laden.

Los hombres fueron arrestados este lunes después de que unos agentes pararan un vehículo en un control cerca de la planta de Cumbria.

Todos los hombres estaban en la veintena y eran de Londres.

Un portavoz de la Unidad Antiterrorista del Noroeste de la policía no quiso comentar las informaciones publicadas por algunos medios que apuntaban a que los hombres habían estado grabando la planta.

"Hubo sospechas de la Civil Nuclear Constabulary (Policía para Instalaciones Nucleares Civiles) que llevó a algunos arrestos. Había algunas sospechas sobre su presencia cerca de la verja del perímetro", declaró.

Una fuente de la policía antiterrorista dijo que los arrestos no estaban planeados de antemano. "Los agentes locales consideraron que había suficiente para arrestarlos".

La policía detuvo a los hombres bajo la sección 41 de la Ley Antiterrorista, que permite a los agentes detener a sospechosos de delitos terroristas y mantenerles durante 48 horas sin cargos.

Los hombres estaban siendo trasladados a Manchester, en el norte de Inglaterra, para ser interrogados por agentes antiterroristas.

La policía local fue alertada por miembros de la Civil Nuclear Constabulary, una fuerza especializada que protege instalaciones nucleares civiles.

Un total de 52 personas murieron en Londres en 2005 cuando suicidas inspirados en Al Qaeda hicieron estallar vagones de metro y un autobús.

La planta de Sellafield, operativa desde la década de 1940, incluye varias instalaciones de reprocesamiento de combustible nuclear y plantas de tratamiento de residuos.

Sellafield es propiedad de Nuclear Management Partners, un consorcio de la compañía de ingeniería estadounidense URS, la firma de ingeniería británica Amec y el fabricante de reactores nucleares francés Areva. Operaba con normalidad este martes.