México D.F. Dos activistas de derechos humanos fueron asesinados a tiros en una emboscada en el sur de México cuando intentaban llevar víveres a un pueblo asolado por grupos armados, dijeron este miércoles las autoridades.

Beatriz Cariño, directora en México del grupo CACTUS, y el observador finlandés Jyri Antero Jaakkola murieron cuando pistoleros atacaron un convoy en el que viajaban unos 30 activistas, dijo la fiscal local María de la Luz Candelaria.

El convoy se dirigía a San Juan Copala, en el empobrecido estado de Oaxaca, en donde la tensión entre pueblos de indígenas triqui ha venido en aumento.

San Juan Copala está tratando de instalar un gobierno independiente en base a sus usos y costumbres, pero grupos armados de pueblos cercanos se oponen al plan y han cortado el suministro de luz y agua para aislar a esa comunidad.

"La caravana entró por donde no hay caminos bien construidos, es entre cerros, después encontraron una barricada de piedras que los obligó a salirse del camino, y ahí fueron emboscados", dijo David Castillo, representante de CACTUS en la Ciudad de México. Dos periodistas de una revista local que cubrían el viaje se encuentran desaparecidos, dijo Ana Lilia Pérez, otra reportera de esa publicación.

Oaxaca, uno de los estados más pobres del país, tiene una historia de protestas violentas.

En 2006, varias personas murieron en los enfrentamientos entre policías y manifestantes izquierdistas que pedían la renuncia del gobernador.