Quito. El ministro del Interior, José Serrano, afirmó el compromiso del gobierno nacional de cerrar el año con una tasa histórica de seis muertes por cada 100.000 habitantes.

Con ese promedio, Ecuador se ubica en segundo lugar de los países más seguros de la Región en ranking Latinobarómetro, luego de Nicaragua.

La tasa de homicidios y muertes violentas disminuyó históricamente en el país. Por ejemplo, en 1989 el país manejaba una incidencia de 11,20 muertes por cada 100.000 habitantes. Cifra que fue en aumento, pues para 1996 el porcentaje equivalía a 15,25, hasta llegar a un pico de 18,74 en 2009.

Desde entonces, se empezó a plantear estrategias preventivas para evitar que los delitos ocurran. También, se planteó el patrullaje constante en sitios considerados como ‘zona roja’ en horas de la noche y madrugada. Además, del juzgamiento y la agilidad en los procesos penales, para impedir que acusados salgan porque no fueron sentenciados en un año.

De esta forma, la barra estadística del histórico de homicidios y asesinatos del país fue a la baja. Llegando a una tasa de 8,13 muertes violentas por cada 100.000 habitantes en 2014, a una cifra actual de 5,26 de enero a octubre de 2015. La meta final al cierre de año, es de seis casos.

La Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones Extorsión y Secuestros (Dinased) ha manejado un total de 930 casos en lo que va del año. De ellos, explicó Serrano, 621 comprenden asesinatos, 227 homicidios, 58 femicidios y 24 sicariatos. Del total, el 59 % ha sido resuelto, es decir, 549 casos con 669 personas detenidas.

Cifra que parece alta, pero que contextualiza una disminución del 18,42% de los presentados en 2014. Año en el que la unidad manejó 1.140 casos en el mismo período. Serrano indicó que el Ministerio del Interior seguirá ejecutando resoluciones a favor de la seguridad ciudadana y la convivencia social pacífica de todos los ecuatorianos. Para ello, se pondrá como base en el 2017, el 80% de la resolución de los casos que se presenten.