Quito. Durante 60 días regirá en Ecuador el estado de emergencia que el gobierno decretó para el sector salud, con el fin de enfrentar la difícil situación por la que atraviesa el área.

En ese periodo, el gobierno espera recaudar US$406 millones para mejorar la infraestructura, informó El Comercio.

La emergencia se centrará en ocho hospitales: Baca Ortiz y Eugenio Espejo, de Quito; Francisco Ycaza Bustamante y Abel Gilbert Pontón, de Guayaquil; y los hospitales de Esmeraldas, Portoviejo, Guaranda y Tena.

El objetivo del gobierno es que en la red hospitalaria pública se apliquen sistemas informatizados, comprar  algunos inmuebles y adaptarlos a las necesidades del sector.