Quito. Este miércoles 2 de diciembre se oficializó para Ecuador la incorporación de la música marimba, cantos y danzas tradicionales de la región colombiana del Pacífico Sur y la provincia ecuatoriana de Esmeraldas (norte costero), a la lista representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

“La marimba y su música, hace muchísimo tiempo, prácticamente desde los orígenes, ha sido parte de nuestro patrimonio. No hay forma de vida, de muerte, de sembrar, de cultivar la tierra, de expresarnos, reír y llorar, que no esté articulada al fenómeno marimba y lo que representa”, dijo Lindberg Valencia, músico esmeraldeño.

De su parte el ministro de Cultura y Patrimonio del Ecuador, Guillaume Long, quien hizo el anuncio, señaló que “esta declaratoria nos permite realmente ser muy agresivos desde la política pública, desde el Gobierno central, desde los Gobiernos Autónomos Descentralizados, todos comprometernos a salvaguardar este patrimonio nuestro”.

La propuesta para la declaratoria se decidió durante el encuentro de los presidentes Rafael Correa, de Ecuador, y Juan Manuel Santos, de Colombia, en Tulcán, en el marco del primer gabinete bilateral de presidentes realizado en 2012.

El proceso de postulación tomó cerca de tres años durante los que trabajaron alrededor de 50 comunidades y 60 gestores culturales de las comunidades afrodescendientes entre los seis cantones de la provincia de Esmeraldas.

La marimba fue escogida entre 35 proyectos presentados ante la Unesco, de los cuales 19 tuvieron éxito.

La declaración se hizo en la décima sesión del Comité Intergubernamental de Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial reunida en Namibia, África.

De su parte, el embajador colombiano en Ecuador, Fernando Panesso Serna, destacó los instrumentos utilizados en este ritmo. “En los instrumentos de esta región hay un respeto y una comunión con la naturaleza, son instrumentos hechos con productos típicos de la región y esto hace mucho más simbólico y valioso este reconocimiento de la Unesco”, acotó.

El organismo internacional felicitó a los dos países latinoamericanos “por la calidad de su expediente”, lo que, a decir de Long, responde a un “gran trabajo de investigación”.

Saadia Sánchez, Directora de la Oficina de UNESCO en Quito y Representante para Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela, se refirió al papel que los Estados proponentes deben tener sobre los patrimonios inmateriales.

“Esto significa que el Estado que presenta un elemento para su inscripción en la lista representativa, debe demostrar que una vez inscrito se podrá utilizar para dar mayor notoriedad al patrimonio cultural inmaterial y para sensibilizar acerca de su valor e importancia en un contexto general de promoción y protección de la diversidad cultural y la creatividad humana”, dijo.

Esta es la tercera vez que Ecuador cuenta con una declaración de esa naturaleza, la primera vez fue en 2008, cuando se declaró a la lengua Zápara como Patrimonio Binacional de Ecuador y Colombia, y en 2012 a la técnica del tejido del sombrero de paja toquilla.