París. El 60% de los franceses de tendencia izquierdista quieren que el ex jefe del FMI Dominique Strauss-Kahn, cuyo caso de alto perfil por supuesta agresión sexual se derrumbó esta semana, regrese a la política del país europeo, de acuerdo a un sondeo publicado este domingo.

Entre el público general, el 49% desea que Strauss-Kahn -conocido como "DSK"- vuelva a la escena política francesa mientras que el 45% se opone, según una encuesta de Harris Interactive realizada a 1.000 personas.

El estudio, publicado por el diario Le Parisien, se realizó después de la liberación de Strauss-Kahn de su arresto domiciliario este viernes y tras reportes sobre dudas surgidas en la credibilidad de la mujer que lo acusó .

Antes de su arresto el 14 de mayo por cargos de asalto sexual de una empleada de hotel en Nueva York, se esperaba ampliamente que Strauss-Kahn desafiara al presidente Nicolas Sarkozy en las elecciones de 2012 puesto que era el favorito socialista entre otros posibles contendores.

El sondeo también mostró que aunque simpatizantes de izquierda creen que Strauss-Kahn debería retornar a la política francesa, están menos seguros sobre si debería tomar parte en la contienda presidencial del año próximo.

Sólo el 51% de los izquierdistas franceses quiere que el Partido Socialista postergue el plazo del 13 de julio para el registro de nominaciones para las primarias, destinadas a elegir al candidato del grupo político.

Entre la población en general, 49% de los encuestados -en comparación con el 43% de los izquierdistas- no desea que el Partido Socialista postergue el plazo.

La próxima aparición en la corte de Manhattan de Strauss-Kahn está prevista para el 18 de julio.

Sus partidarios dicen que él debería tener derecho a nominarse para la presidencia francesa. Si el sistema de justicia estadounidense absuelve a Strauss-Kahn de los cargos, él aún podría postularse, dado que los candidatos tienen hasta marzo para registrarse en las elecciones de 2012.

Sin embargo, analistas dicen que la masiva cobertura mediática sobre sus aventuras amorosas y lujoso estilo de vida ya dañaron su imagen, lo que hace poco probable una candidatura presidencial el próximo año.