San Salvador. El Salvador arrestó a siete sospechosos, supuestos miembros de pandillas, por el ataque contra un autobús en el que murieron calcinadas 14 personas este domingo, dijo el presidente Mauricio Funes.

Investigaciones policiales indican que la noche del domingo un grupo de pandilleros detuvo con armas de fuego a un autobús con varios ocupantes, para luego rociarle gasolina e incendiarlo.

El ataque ocurrió en el populoso municipio de Mejicanos, en la zona norte de San Salvador.

"Estamos hablando de 14 personas que murieron calcinadas que no pudieron salir, según los informes que he tenido", dijo Funes.

El mandatario izquierdista afirmó que se trató de un ataque "terrorista".

"No cabe ninguna duda de que lo buscaban justamente era sembrar terror en la población", sostuvo.

La policía dijo que la misma noche y a pocos metros de distancia fue atacado otro autobús a balazos, en un hecho en que el dos personas murieron por los disparos.

Las pandillas son el principal problema de seguridad en El Salvador y otros países centroamericanos, pero es la primera vez que en este país atacan a pasajeros de autobuses.

Anteriormente se habían registrado este tipo de acciones contra conductores e incendio de unidades para presionar a las empresas de transporte a pagar extorsiones.