Ciudad Delgado. Un nuevo juicio a una mujer salvadoreña condenada por homicidio agravado tras dar a luz a un bebé muerto se reanudará el jueves, con la posibilidad de anular su condena de 30 años en un país que prohíbe el aborto en todas las circunstancias

En febrero, la Corte Suprema ordenó que Evelyn Hernández fuera puesta en libertad y procesada de nuevo porque la decisión original del juez se basó en prejuicios y evidencia insuficiente.

Hernández, que ahora tiene 21 años, ha cumplido tres años de la sentencia de 30 años dictada después de que fiscales dijeron que había inducido un aborto, a pesar de que explicó que no tenía conocimiento de su embarazo cuando dio a luz a un hijo muerto en 2016.

Ella volvió a declarar su inocencia en el nuevo juicio, que comenzó a mediados de julio pero que se fue a receso debido a la enfermedad de un testigo. Hernández, una trabajadora doméstica que estudiaba para ser enfermera, dijo que quedó embarazada después de ser violada por un miembro de una pandilla.

Cualquier interrupción intencional de un embarazo en El Salvador puede ser procesada como un delito, incluidas las muertes fetales por parto a domicilio o abortos inducidos por emergencias médicas.

Unas 147 mujeres salvadoreñas fueron condenadas a hasta 40 años de prisión en tales casos entre 2000 y 2014, de acuerdo con la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto.

El nuevo juicio de Hernández es el primer caso de este tipo bajo el gobierno del presidente Nayib Bukele, quien asumió el cargo en junio, y ha apoyado el derecho al aborto cuando la vida de una mujer está en riesgo.