Ginebra. El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) advirtió este miércoles que una de las reservas más antiguas de Africa podría ver diezmada su población de elefantes para 2022 si no se toman medidas urgentes para contener la caza furtiva a escala industrial.

La organización internacional indicó que la desenfrenada caza por el marfil ha reducido en 90% la población de elefantes en menos de 40 años en la reserva de caza de Selous, el área protegida más grande de Tanzania y hogar de una de las mayores concentraciones de elefantes africanos en el continente.

Alguna vez cerca de 110.000 elefantes merodeaban las sabanas, humedales y bosques de Selous, pero ahora sólo quedan cerca de 15.000 en el ecosistema, informó el WWF, el cual añadió que en el reciente auge de la crisis, todos los días un promedio de seis elefantes de Selous son cazados por bandas delictivas.

En 2014, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) colocó a Selous en su lista de patrimonio mundial en riesgo por la gravedad de la caza furtiva de elefantes.

La Unesco también expresó su preocupación por otras actividades industriales potencialmente dañinas que amenazan la reserva, como la minería, la exploración de gas y petróleo y la construcción de presas.