Bolivia se siente acechada por la presencia de emisarios de al menos tres cárteles del narcotráfico de la región y el creciente número de detenciones de extranjeros por narcotráfico en los últimos tres años, principalmente de peruanos, colombianos y brasileños, reconoció el gobierno.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, manifestó que en el país andino operan enviados de tres importantes organizaciones criminales del narcotráfico de Latinoamérica, pero negó que esos cárteles se hayan instalado en el territorio nacional.

Manifestó que la droga que se trafica en el país se dirige a Brasil y a países de Europa.

Según su percepción, en el caso norteamericano, por ejemplo, del 100% de la cocaína que ingresa a ese país se estima que 1% proviene de Bolivia, de acuerdo con autoridades norteamericanas y en el caso de México, la provisión de droga es de Colombia.

Ratificó que no hay carteles instalados en el territorio nacional, pues alcanza sólo a emisarios.

"El admitir que hay carteles significaría que estas organizaciones han penetrado a los organismos del Estado y eso no lo podemos aceptar por que no es así", afirmó.

Por su ubicación geográfica, Bolivia es estratégica para llevar a Brasil la droga que viene en su mayoría de Perú.

En agosto, el ministerio de la Presidencia remitió a la Fiscalía documentos de Inteligencia para que indague la presunta actividad de cárteles colombianos y mexicanos, que vincula presuntamente a policías.

El 9 de octubre, tras los enfrentamientos entre narcotraficantes y agentes de la Fuerza Especial de la Lucha contra el Crimen (FELCC) en Ichilo amazonia boliviana, el presidente Evo Morales reconoció que San Germán es tierra de "peces gordos del narcotráfico" y ordenó la presencia masiva de la Policía en el lugar.

El problema del narcotráfico en el país se ve alentado principalmente por la exportación del alcaloide hacia países como Brasil por lo que la presencia de emisarios es permanente.

A fines de octubre en la ciudad de Santa Cruz (este) a dos "peces gordos" del narcotráfico; uno de nacionalidad boliviana y otro colombiano, cayeron en un operativo de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), donde se incautó además armamento de grueso calibre.

Se trata del colombiano, Fabio Adhemar Andrade Limalobo, y el boliviano, Ronald Rivera Roca. Andrade Limalobo es hijo de Célimo Andrade Quintero, uno de los prominentes narcotraficantes que fue capturado en Bolivia el año 1992 y que estuvo a punto de ser rescatado por el Cártel de Cali.

Ronald Rivera Roca ha sido identificado como uno de los principales acopiadores de droga en esa región del departamento de Santa Cruz.

Otra evidencia del acecho de carteles en Bolivia, fue cuando en noviembre el gobierno boliviano y la Felcn confirmaron emisarios del Primer Comando de la Capital (PCC), la banda criminal más grande de Brasil, efectuaron operaciones ilícitas en Bolivia.

El director de la Felcn, coronel Gonzalo Quezada, informó que las investigaciones determinaron que estas organizaciones criminales usan la ruta nueva hacia Puerto Suárez, el tramo San Ignacio-San Matías y la vía que conecta con Guayaramerín, ubicada en la amazonia boliviana.

En septiembre, la Felcn capturó en Santa Cruz de la Sierra a Ezequiel Dorado, hermano de Ozzie y Maximiliano, son nexos del PCC en Bolivia.

Tras la caída de Maximiliano en 2010, los que tomaron la posta para enviar droga al PCC fueron Ezequiel y Ozzie, de acuerdo con las investigaciones de los organismos antidroga.

Extranjeros, los emisarios. En Bolivia se ha registrado un creciente número de detenciones de extranjeros por narcotráfico en los últimos tres años, principalmente de peruanos, colombianos y brasileños.

El viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, precisó que el hecho tal presencia de extranjeros detenidos por narcotráfico en el país, no implica que los cárteles hayan establecido bases de operación.

Los reportes del Departamento de Inteligencia de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico determinaron que la pasta base de cocaína es el tipo de droga que más se pretende sacar del territorio boliviano que proviene del Perú.

Más de la mitad de las sustancias controladas incautadas en 2011 era proveniente de Perú y eso se repite en esta gestión 2012 que son enviadas principalmente a Brasil, porque en ese país están ubicados grandes laboratorios de refinación para obtener clorhidrato, luego siguen los destinos a Europa y muy poca cantidad a Estados Unidos.

De acuerdo con los informes facilitados por el viceministerio de Defensa Social, en el primer semestre de este año se confiscaron más de 21 toneladas de cocaína, cargamento del que dijo el 60% es droga proveniente del Perú.

La lista de detenidos extranjeros en Bolivia por tráfico de drogas está encabezada por peruanos, colombianos, brasileños y españoles que representa  56% del total de reos apresados por este ilícito, de acuerdo con el detalle oficial del gobierno.

El viceministro Cáceres manifestó que al igual que el año pasado los peruanos, colombianos y brasileños son los más detenidos por el tráfico de drogas, por el circuito que transita la cocaína.

Según las investigaciones antidrogas, los extranjeros aparentemente controlan la producción de cocaína que se elaboran en las selvas de los departamentos de Santa Cruz, Cochabamba y Beni.