Puerto Príncipe. Los haitianos dijeron que las necesidades más apremiantes después de la destrucción causada por el sismo del 12 de enero son empleos, escuelas y viviendas, según una encuesta divulgada por la agencia de ayuda internacional Oxfam.

Oxfam, uno de los cientos de grupos que proveen ayuda en Haití luego del terremoto, reveló los resultados del sondeo antes de una conferencia de donantes en Nueva York el miércoles en la que se comprometerán fondos para la reconstrucción del país.

La encuesta mostró que entre los más de 1.700 haitianos consultados entre el 9 y el 12 de marzo, 26% mencionó un puesto de trabajo como su principal necesidad, seguido por escuelas (22%) y viviendas (10%).

A continuación aparecieron menciones para la producción local (8%), el medioambiente (6%) y la seguridad (5,5%).

El estudio fue realizado por una consultora haitiana independiente financiada por Oxfam, y encuestó a personas en varios vecindarios de la destruida Puerto Príncipe y en la ciudad de Leogane, que también fue devastada por el desastre.

"La encuesta mostró que las personas quieren empleos, quieren educación, quieren albergue, pero también quieren producción local de alimentos, por lo que quieren todas las cosas que los ayudarían a avanzar", dijo a Reuters Marcel Stoessel, jefe de la misión de Oxfam Internacional en Haití.

"Ellos no quieren caridad, no están simplemente esperando la conferencia de Nueva York (...) Ahora están listos para avanzar por si mismos", agregó Stoessel, hablando en un campamento de sobrevivientes en el distrito de Carrefour-Feuille en la asolada capital.

Se prevé que en la conferencia de donantes organizada por Naciones Unidas se comprometerá financiamiento para la reconstrucción de Haití en respuesta a una evaluación del gobierno haitiano.

Esta evaluación indica que las necesidades del país ascienden a US$11.500 millones.

El ministro de Finanzas de Haití, Ronald Baudin, dijo a Reuters este lunes más temprano que su país espera una respuesta "masiva" de los donantes.

El funcionario señaló que el gobierno espera obtener compromisos de donantes que sumen más de US$4.000 millones por un período de tres años, con 1.300 millones entregados en los primeros 18 meses.

El sismo destruyó decenas de edificios gubernamentales, cientos de empresas, escuelas y hospitales y miles de casas, dejando a más de un millón de personas viviendo en las calle y en espacios abiertos.

Más de 300.000 personas podrían haber fallecido por el sismo.