Brasilia. La ley que prohíbe fumar en lugares cerrados, públicos o privados, incluyendo los llamados "fumódromos" u otras áreas creadas especialmente para los fumadores en los establecimientos comerciales entró este miércoles en vigencia en todo Brasil.

La nueva norma, bautizada como Ley Antitabaco, acaba también con la publicidad de cigarrillos, inclusive en los puntos de venta, donde sólo será permitida la exposición de productos, acompañada por mensajes sobre los peligros del consumo de tabaco.

Los fabricantes deberán también aumentar en el producto los espacios para visos sobre los daños provocados por el tabaco, ocupando 100% de la cara posterior de los paquetes.

En caso de violar la prohibición, los establecimientos comerciales podrán ser multados y hasta perder sus licencias de funcionamiento.

Los fumadores deberán hacerlo en el ámbito de su propia residencia, o en lugares al aire libre, como plazas, parques, vías públicas, o tabaquerías, que deben ser preparadas especialmente para ese fin.

También fueron exceptuados los cultos religiosos, donde los fieles podrán fumar en caso de que sea parte del ritual.

Aprobada por el Congreso en 2011, la Ley Antitabaco sólo fue reglamentada este año, en parte por presiones de la industria del tabaco.

Estimativas oficiales indican que cerca de 11% de los brasileños son considerados fumadores.