Madrid. El número de muertos por coronavirus en España marcó un récord diario el martes, aunque la tendencia porcentual sigue la línea descendente de los últimos días y las autoridades sanitarias no consideran necesarias medidas adicionales para contener el brote.

Según los últimos datos oficiales, los muertos por COVID-19 aumentaron en 849, hasta los 8.189, este martes, un 11,6% más que el lunes, cuando se incrementaron un 12,4%.

La cifra de fallecidos en España por COVID-19 es mayor que la de China -3.304 este lunes- y solo es superada por Italia, con 10.779.

El número de nuevos casos subió un 10,8%, hasta 94.417 infecciones, lo que supone un ritmo mayor que el incremento del 8,1% anunciado este lunes. Los responsables del centro de emergencias de Sanidad atribuyeron este repunte a la notificación tardía de infecciones producidas el fin de semana.

"Es verdad que tenemos un ligero aumento en los casos totales en Cataluña y en Madrid, pero lo que pensamos es que es un cúmulo de casos del fin de semana que nos reportaron ayer por la noche", dijo la doctora María José Sierra. "La tendencia general (observada desde el 25 de marzo) se mantiene", añadió.

El supervisor del dispositivo de emergencias, Fernando Simón, en cuarentena tras dar positivo esta semana en coronavirus, dijo por videoconferencia desde su casa que en este contexto "no tendría sentido plantear más medidas".

El país entró este lunes en su tercera semana de estado de alarma y las medidas de confinamiento que han paralizado la economía se aplican desde el lunes también a los trabajadores no esenciales.

Está previsto que el gobierno apruebe este lunes nuevas medidas para aliviar la crisis económica de la epidemia, incluyendo suspensiones de desahucios y alquileres para familias vulnerables y moratorias fiscales para pymes y autónomos, según fuentes consultadas por Reuters.