Madrid. Los reyes de España, políticos, autoridades y familiares conmemoraron el domingo el día de las víctimas del terrorismo e invocaron a la unidad contra la violencia, cuando se cumplen 50 años de la primera muerte a manos del grupo separatista vasco ETA.

El Congreso de los Diputados abrió sus puertas para participar por primera vez en el homenaje, después de que en marzo se declaró el 27 de junio oficialmente como el día europeo en recuerdo de las víctimas del terrorismo.

"Este es un día para reiterar la más firme condena y repulsa a la violencia terrorista y reafirmar nuestra determinación de erradicarla de la faz de la tierra", dijo el rey Juan Carlos durante su discurso en la Cámara, después que asistentes guardaran un minuto de silencio en memoria de las víctimas.

El monarca español, que aseguró que la unidad de todas las fuerzas democráticas para luchar contra la violencia es una "exigencia" de la sociedad, agregó que "el terrorismo es perverso, cobarde e injustificable".

El tributo coincide con los 50 años del primer asesinato de ETA, ocurrido el 27 de junio de 1960, cuando la banda armada acabó con la vida de Begoña Urroz, una niña de 22 meses, en la localidad de San Sebastián.

ETA es responsable por la muerte de más de 800 personas desde el comienzo de su campaña a favor de la independencia de territorios tradicionalmente vascos, en el norte de España y el suroeste de Francia.