Al grito de "Sí se se puede", el lema de la lucha contra los desahucios y "Menos Policía más educación" miles de manifestantes llegaban a Cibeles acustodiados por un gran despliegue de agentes y, al menos, 15 furgones policiales.

Al pasar la calle Montera los manifestantes gritaban "aquí está la juventud precaria" y "manos arriba esto es un atraco". Miriam tiene 20 años y es estudiante de Magisterio. Ha venido a esta manifestación desde Zaragoza con una amiga y está convencida de que "el Gobierno tiene que ver que nos movemos para defender nuestros derechos".

Este sábado, además, 150.00 personas se han manifestado en Roma contra los recortes y las políticas de austeridad del Gobierno de Monti. El llamado "No Monti day", una iniciativa que ya se celebró en pasado contra el gobierno de Silvio Berlusconi, había sido convocada por sindicatos, asociaciones ciudadanas y movimientos de izquierdas.

"Con la Europa que se rebela, echemos al Gobierno Monti" se leía en la pancarta que abría la manifestación, donde los participantes gritaron eslóganes contra una política que "solo ha generado despidos y precariedad".

"En España no hay futuro para los jovenes", contaba desde la manifestación María Benito, una estudiante de quinto de Filología que el año que viene no podrá hacer el máster que tenía previsto porque no va a poder pagarlo.

Los manifestantes, a su paso por Gran Vía, invocaban a los curiosos "no nos mires, únete" y "a ti que estás mirando también te están robando" a todos aquéllos que están haciendo compras en las grandes tiendas de la zona.

Cuando la cabecera de la manifestación ya había pasado Callao puntualizaba que "no es una crisis, es una estafa". Ángel Escribano, un conductor de la EMT que ha ido a la manifestación con su pareja, que es profesora, y sus hijas de 11 y 6 años, está en la manifestación para que no les "roben" el futuro a sus hijas, relata Elena Herrera desde la manifestación.

"Que no queremos, que no nos da la gana ser una colonia de la banca alemana" y "vuestra deuda no la pagamos", sonaban los gritos de indignación, mientras un helicóptero de la Policía sobrevolaba la marcha.

Mientras tanto, la Policía Nacional desplegó un operativo en las carreteras de acceso a Madrid para retener y registrar autobuses llenos de manifestantes que venían de otras provincias para "rodear el Congreso".

La "Acampada Granada" del movimiento 15-M ha anunciado por Twitter que un bus proveniente de esa ciudad fue retenido y todos sus pasajeros "registrados e identificados"